Seguidores

martes, 29 de mayo de 2007

Interesante!!!!!


Interesante este escrito tomado del blog digital-religión, sobre unos reclamos del papa a los países del G8. Es bueno tomar nota al respecto:



El 16 de Diciembre del año pasado, Benedicto XVI le escribía una carta a Angela Merkel, con el propósito de que la diera a conocer a los otros dirigentes del G8. En esta carta, onocida por la opinión pública el 23 de Abril de este año, el Papa les reclamaba estas iniciativas para la justicia social:
1) Rápida cancelación, completa e incondicionada, de la deuda exterior de los países fuertemente endeudados y de los países menos desarrollados.2) Los países industrializados deben ser conscientes de los compromisos que han asumido en el ámbito de las ayudas al desarrollo, y cumplirlos plenamente.3) Son necesarias grandes inversiones en el campo de la investigación y del desarrollo de fármacos para el tratamiento del sida, de la tuberculosis, de la malaria y de otras enfermedades tropicales. Es necesario poner a disposición de los países subdesarrollados tecnologías médicas y farmacéuticas, experiencia en el campo de la higiene, sin condicionarlo a exigencias jurídicas o económicas.4) La comunidad internacional debe continuar en sus esfuerzos para reducir significativamente el comercio legal e ilegal de armas, el tráfico ilegal de preciosas materias primas y la fuga de capitales de los países pobres, así como hay que eliminar el lavado de dinero negro y la corrupción d funcionarios de dichos países”. (Cfr. L´Osservatore Romano, 23 de Abril de 2007, 1. En Vida Nueva, 5 de Mayo de 2007, 16).No está nada mal, ¿verdad? Pocas veces he visto a la “enseñanza social de la Iglesia” concretar tanto en política y con lenguaje moral tan directo. Me ha parecido importante darlo a conocer.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Creo que a Merton le habría parecido genial, y aun cuando el papa no resulte simpático a muchos, aquí se anotó un punto importante.

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.