Seguidores

martes, 11 de diciembre de 2007

El poder de la intención.3


“El viaje espiritual no consiste en llegar a un nuevo destino en el que la persona obtiene lo que no tenía, o se convierta en lo que no es. Consiste más bien en la disipación de la propia ignorancia sobre el ser y la vida de cada cual, y en el gradual aumento de esa comprensión que inicia el despertar espiritual. Encontrar a Dios es llegar al propio ser”.
Esto lo escribió Aldous Huxley, y Thomas Merton dice algo similar:

“Ya somos uno e imaginamos no serlo.
Y lo que hemos de recuperar es nuestra unidad original.
Lo que tengamos que ser es lo que ya somos”.


Algunas propuestas para desarrollar las ideas que hemos compartido sobre la fuerza del propósito o la intención:

1-Una herramienta fundamental en tu trabajo de meditación es la imaginación. Imaginarse siempre unido a Dios, abrazado a Él, dentro de Él, sumergido en Él. Somos uno con Dios, no somos Dios, pero es como si lo fuéramos. Para eso vino Cristo. Cuando estemos pasando por un momento oscuro, de duda, de temor, de fragilidad, etc., practicar este ejercicio de meditación. Imaginarse como Juan, recostando la cabeza en el pecho del maestro.
2- El repetir frecuentemente la palabra “Dios” o “Jesús” o “Cristo” cuando necesites renovar tu comunión con Dios. Recomiendo la lectura de un clásico de la espiritualidad cristiana: “El peregrino ruso”; nos habla de la oración del corazón. Esta palabra “mágica” puede abrirte muchas puertas, pero hemos de encontrar la que nos ayude mejor en este propósito.
3-. Recuerda siempre que formas parte de un proyecto de Amor, del plan salvador de Dios, y que nunca estamos solos: tenemos un compañero silencioso, tenemos un poder a nuestro alcance, toda la creación está conectada con nosotros.
4- Una nueva visión sobre ti mismo es muy importante: vernos como esa persona que queremos ser.

Para terminar, un regalo, este antiguo dicho del jasidismo, que puedes anotar y poner cerca de tu vista como recordatorio:

“Cuando caminas por el campo con la mente pura y santa, de todas las piedras, de todos los seres que crecen y de todos los animales saltan las chispas de su alma y se adhieren a ti, y entonces se purifican y se convierten en fuego sagrado en ti”.

2 comentarios:

Analía dijo...

simplemente, pasé por acá antes del descanso. Hoy con el corazón movilizado y feliz, y ahora leo esto que viene como rta. a algo que anda dando vueltas dentro: "recuperar nuestra unidad...lo que tengamos que ser es lo que ya somos".
Gracias amigo por el regalo de compartir. Saludos también a Jose, cuando pase por acá. Que lindo lugar de encuentro!

M. Jose dijo...

Un Saludo Analía; y otro para tí P. Manuel, que en estos días nos estas haciendo reflexionar un montón. Y es verdad cada día un regalo para compartir.
Jose

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.