Seguidores

domingo, 31 de octubre de 2010

TODOS LOS SANTOS

 "Desde las épocas tempranas de la Iglesia, el calendario litúrgico ha reservado un día para honrar, de forma colectiva, a todos los santos, tanto a los oficialmente reconocidos como a los que sólo Dios conoce. Nos recuerda así que la verdadera sociedad de los santos es mucho más numerosa que la lista de los que han sido formalmente canonizados. Existen muchos santos anónimos que, sin embargo, forman parte de la gran “nube de testigos” y que nos rodean con su fe y valor y participan, así, en la comunión entre los vivos y los muertos.
Esta fiesta colectiva de TODOS LOS SANTOS es también una ocasión para reconocer la diversidad de la santidad. Si bien comparten un cierto are de familia, los santos no se forman en un molde particular. Algunos son reconocidos por su contemplación y otros por su acción; algunos representan un papel público mientras que otros pasan sus vidas en una quieta oscuridad. Algunos demuestran la vitalidad de las antiguas tradiciones mientras que otros son pioneros y proyectan nuevas posibilidades en la vida espiritual. Algunos reciben reconocimiento y honras en vida mientras que otros son despreciados y hasta perseguidos.
La festividad de TODOS LOS SANTOS no honra una sociedad de “inmortales”, muy alejada del reino de la existencia humana común. Los santos no fueron seres sobre humanos, sino quienes realizaron la vocación para la que todos los seres humanos fueron creados y a la que estamos llamados. Nadie está llamado a ser otro San Francisco o Santa Teresa. Pero hay un camino hacia la santidad que reside dentro de nuestras circunstancias individuales, que compromete nuestros propios talentos y temperamentos, que lidia con nuestras fuerzas y debilidades, que responde a las necesidades de nuestros propios prójimos y nuestro momento particular de la historia. La festividad de TODOS LOS SANTOS nos fortalece y anima para hacer camino al andar”.

 

Todos los Santos
Robert Ellsberg.

viernes, 29 de octubre de 2010

LA CASA DEL AMOR


“¿Cómo podemos vivir en medio de un mundo marcado por el miedo, el odio y la violencia, y no ser destruidos por él? Cuando Jesús ora al Padre por sus discípulos responde a esta pregunta diciendo: “No te ruego que los saques del mundo, sino que los protejas del Malo”.
Vivir en el mundo sin pertenecer al mundo resume la esencia de la vida espiritual. Esta nos hace ser conscientes de que nuestra verdadera casa no es la casa del miedo, en la que gobiernan los poderes de odio y la violencia, sino la casa del amor, donde Dios reside.
Apenas hay un día en nuestras vidas sin que tengamos la experiencia interior o exterior de miedos, ansiedades, aprensiones y preocupaciones. Estos poderes oscuros han impregnado nuestro mundo hasta tal grado que nunca podremos escapar totalmente de ellos. A pesar de todo, es posible no pertenecer a estos poderes, no construir nuestra morada entre ellos, y elegir la casa del amor como nuestra morada. Esta elección no se hace de una vez por todas, sino viviendo una vida espiritual, orando en todo momento y respirando así el mimo respirar de Dios. A través de la vida espiritual nos trasladamos poco a poco de la casa del miedo a la casa del amor.
Nunca he visto representada la casa del amor de una manera más bella que en el icono de la Santísima Trinidad, pintado por Andrei Rublev en 1425 en memoria del gran santo ruso Sergio (1313-1392). Para mí la contemplación de este icono se ha convertido poco a poco en un camino para entrar más profundamente en el misterio de la vida divina al mismo tiempo que permanezco totalmente comprometido en la lucha de nuestro mundo lleno de odio y miedo”.

Henri Nouwen
“La belleza del Señor. Rezar con los iconos”
Nancea, 1988

jueves, 28 de octubre de 2010

VIDA SACERDOTAL

De la mano de los libros de Anselm Grün he descubierto maneras nuevas de entender y vivir la fe, pues sabe unir lo espiritual, lo tradicional y lo psicológico de una manera armónica. Uno de los temas que más me ha interesado es su modo de explicar el valor de los ritos, y del último libro suyo que leo quiero dejarles un par de párrafos que considero sugerentes. Al hablar de la vida sacerdotal Grün advierte que lo que dice vale tanto para el sacerdocio común de los fieles como para el ministerio particular ordenado.

“En opinión del psicólogo suizo C. G. Jung, la eficacia de los ritos consiste en que por su medio se derrama energía. El rito sumerge en la fuente de la energía divina, que es siempre capaz de crear porque es inagotable”. (38)

El sacerdote es un experto en ritos. Hoy se ha despertado de nuevo la sensibilidad hacia la eficacia curativa de los ritos. Al empezar y concluir mi jornada con un rito bueno y bonito me experimento como sacerdote. Los ritos abren el cielo sobre mi vida, traen la cercanía sanadora y amorosa de Dios a mi rutina cotidiana: en la mañana gris, en el cansancio de la tarde, al comienzo y al final del trabajo, en la comida común y en cualquier momento del día. Los ritos se tocan con la mano: cojo una piedra, enciendo una vela, acomodo las manos para un gesto, respiro, inhalo y exhalo al tiempo que repito una palabra. En estas cosas tan concretas experimento al mismo Dios como aquel que me promete una vida lograda. En los ritos recuerdo que Dios está en mí y junto a mí, traigo al Dios lejano a mi interior, interiorizo a Dios. El rito logra transformar los estorbos de mi vida cotidiana en un signo del amor tierno de Dios”. (43)

Hablando acerca de la “vida sacerdotal” en este libro, Anselm Grün recuerda que ser sacerdote pertenece sustancialmente a nuestra existencia cristiana, y por ello, aunque escribe desde su experiencia como ministro ordenado, lo que dice vale para todo cristiano o cristiana, que busque vivir esta dimensión de su ser creyente.
Así, además de celebrar los ritos, la vida sacerdotal supone otras dimensiones: transformar lo terreno en divino, dar testimonio, proteger lo divino en el mundo, guardar el fuego del amor, abrir los ojos a la voluntad de Dios, iniciar el camino de ser uno mismo, y decir bien a los hombres.

“Cada uno de nosotros posee un espacio santo, separado de este mundo; el mundo no tiene influencia ni acceso a este lugar. Se trata del santo lugar del silencio interior donde Dios habita. De este espacio sagrado surge la salvación para nosotros”. (44)

“Yo creo que ser sacerdote significa presentar incesantemente a Dios la propia impotencia y alzar ante él las manos vacías. Con todo, creo que mis manos ungidas son un signo de esperanza, ya que trasmiten la bendición de Dios aunque ellas no la experimenten, porque Él no es propiedad de mis manos”. (50)

Anselm Grün.
El orden sacerdotal
San Pablo, 2002.

lunes, 25 de octubre de 2010

SANTIDAD ES AMOR

“La perfección no es para quienes se esfuerzan por sentir, parecer y actuar como si fueran perfectos: es únicamente para quienes son plenamente conscientes de que son pecadores, como el resto de los seres humanos, pero pecadores amados, redimidos y cambiados por Dios. La perfección no es para quienes se aíslan en las torres de marfil de una imaginaria impecabilidad, sino únicamente para quienes se arriesgan a empañar su supuesta pureza interior, sumergiéndose plenamente en la vida como hay que vivirla inevitablemente en este imperfecto mundo nuestro: la vida con sus dificultades, sus tentaciones, sus decepciones y sus peligros. La perfección no es tampoco para quienes viven sólo para sí mismos y se ocupan únicamente del embellecimiento de sus almas. La santidad cristiana no es meramente un asunto de recogimiento u oración interior. La santidad es amor: el amor a Dios por encima de todos los demás seres, y el amor a nuestros hermanos en Dios. Tal amor exige, en último término, el completo olvido de nosotros mismos” .

De “La vida silenciosa”, 25-26.
Thomas Merton.

domingo, 24 de octubre de 2010

Este domingo...

 A propósito de la Parábola del fariseo y el publicano que leemos este domingo en la Eucaristía, sirva este texto de TM como comentario:

"La fe personal y la fidelidad a Cristo no bastan para hacer de nosotros cristianos perfectos. Nosotros no vamos a Él como individuos aislados, sino como miembros de su cuerpo místico. Sin amor y compasión por los demás, nuestro aparente "amor" aparente a Cristo es una ficción".

 Thomas Merton.

sábado, 23 de octubre de 2010

SEMILLAS....

"Reza mejor el que no sabe que está rezando"
(San Antonio de Padua).

"No es la montaña lo que conquistamos, es a nosotros".
(Sir Edmund Hillary).

"Si usted no cree en sí mismo, ¿quién demonios lo va a hacer?"  (Tom Clancy).

"No saber es malo, no querer saber es aún peor"
(Proverbio africano).

"No es la respuesta la que arroja la luz, es la pregunta"
(Antiguo proverbio).

"El dolor es vida, y cuanto más agudo sea el dolor, más pruebas hay de estar vivo"
(Charles Lamb).

"Siempre en medio, en el epicentro de tus problemas, es donde encuentras la serenidad"
(Antoine de Saint Exupéry).

"No esperes el juicio final, ocurre cada día"
(Albert Camus).

viernes, 22 de octubre de 2010

VIVIR.

La vida no tiene que ser considerada como un juego en el que se puntúa y alguien gana. Si estás demasiado interesado en ganar, nunca te divertirás jugando. Si estás demasiado obsesionado con el éxito, te olvidarás de vivir. Si sólo has aprendido cómo triunfar, es probable que hayas desperdiciado tu vida”.
 (AMAR Y VIVIR, 20).

Thomas Merton

jueves, 21 de octubre de 2010

Artículo sobre TM en revista universitaria.

 Había comentado sobre una publicación de "Comillas" que traía un artículo sobre TM. Efecivamente, se trata de "Thomas Merton: peregrino en busca de vida interior", de Elvira Ródenas. Según he podido leer en las primeras páginas se trata del mismo tema de su tesina en esa universidad española, en la línea de la antropología y la espiritualidad.

HISTORIA ZEN

“Una habitación en Butler Hall, con vistas sobre los edificios del campus, Daisetz Suzuki, con sus cejas grandes y tupidas y su audifono que no le ayudaba en nada, pues Mihoko, su guapa secretaria, tenía que repetirle todo. La secretaria estaba preparando el té. Una ceremonia, pero nada, de lo más informal, pues no había ritos ni reglas. Yo me bebí el té, todo lo reverente y atento que pude. La secretaria se fue a otra habitación. Suzuki, mientras yo esperaba que ella se fuera, tomó su taza y la vació de un trago.

Inmediatamente fue como si nada hubiera ocurrido en absoluto y como si la habitación hubiera volado fuera del edificio. Pero en realidad no había sucedido nada. Un hombre zen, anciano, muy anciano, de tupidas cejas se había bebido una taza de te con el completo descuido de un niño y, al mismo tiempo, declaró con la mayor decisión:
- ¡Esto no es importante!

La función de una universidad es enseñar a un hombre cómo beberse una taza de té, no porque eso, o algo, sea importante sino porque es corriente tomar té, como cualquier otra cosa bajo el sol. Y sea lo que sea lo que hagamos, cada acto, por pequeño que sea, puede enseñarnos algo…” (AMAR Y VIVIR, 22-23).

Thomas Merton

martes, 19 de octubre de 2010

EVITAR EL ÉXITO

“Hace unos años un hombre que estaba recopilando un libro titulado Éxito, me escribió pidiéndome que contribuyera con una declaración sobre cómo tener éxito. Le contesté indignado que no estaba en condiciones de considerarme “un éxito” en ningún término que tuviera el menor significado para mí. Juro que me he pasado la vida evitando el éxito enérgicamente. Si una vez escribí un betséller  fue puro accidente, debido a la falta de atención y a la ingenuidad, y tendré buen cuidado de no volver a hacerlo en el futuro. Si tenía un mensaje para mis contemporáneos, le dije, sería seguramente este: sed cualquier cosa que os guste, locos, borrachos, bastardos y malos de cualquier clase y condición, pero a toda costa evitad una cosa: el éxito. Tras esa respuesta no volví a saber nada más de él y no tengo constancia de que mi contestación fuera publicada con los otros testimonios”.  (AMAR Y VIVIR, 18).

Thomas Merton

lunes, 18 de octubre de 2010

LIBROS DE THOMAS MERTON

Respondiendo a uno de los lectores del blog, efectivamente, Ediciones ONIRO ha publicado varios títulos de Thomas Merton, que cito a continuación:



1. “Gandhi y la no violencia” (Una selección de los escritos de Mahatma Gandhi, editados por TM, y con prólogo suyo), 2000. Merton recoge en este libro las más significativas declaraciones del líder del movimiento nacionalista indio y apóstol de la no violencia, sobre este tema, destacando la validez universal de los postulados gandhianos y su relación con las grandes tradiciones religiosas.


2. “Leer la Biblia”, 1999. Merton presenta aquí una apasionada y a la vez que crítica introducción, o invitación, a uno de los textos fundamentales de la cultura occidental.


3. “Reflexiones sobre Oriente”. La filosofía oriental a la luz del misticismo occidental. (Incluye prólogo de George Woodcock, “Thomas Merton y los monjes de Asia”), 1997. La selección de textos no convence mucho, a mi juicio, le falta orden y mayor claridad. Se trata de reflexiones de TM en torno a as religiones y filosofías de Oriente.


4. “Dos semanas en Alaska”. Diario, cartas, conferencias. 1999. En 1968, el mismo año de su muerte, TM pasó dos semanas en Alaska, como etapa preliminar de su viaje a Oriente. Este libro recoge el diario que Merton llevó durante esos días, las 16 cartas que escribió y las ocho conferencias que allí impartió. Son estas conferencias lo mejor del libro.


5. “La experiencia interna”, 2004. Esta obra, que en principio no se edito en forma de libro por voluntad expresa de su autor, es un acercamiento a la contemplación, tratando de hallar los puntos comunes en la tradición occidental y la oriental.


6. “Diarios”, en 2 volúmenes (1939-1960 y 1960-1968), 2001. Estos dos volúmenes nos acercan al mundo íntimo de Merton, y constituyen un verdadero testamento, que nos deja asomar l corazón y la vida de un hombre excepcional.


7. “Amar y vivir”. El testamento espiritual de Merton, 1997. Recopilación de siete textos breves y esenciales de TM, centrados en problemas fundamentales de nuestro tiempo.

En los próximos días les comparto algunos textos de este último libro citado.

jueves, 14 de octubre de 2010

SANTA TERESA.

Tener una santa osadía: "Dios nos libre, cuando algo hiciéramos no perfecto, decir: no somos ángeles, no somos santos; mirad que, aunque no lo somos, es gran bien pensar, si nos esforzamos, lo podríamos ser, dándonos Dios la mano; y no hayáis miedo que quede por Él, si no queda por nosotros. Esta presunción querría yo en esta casa, que hace siempre crecer la humildad: tener una santa osadía que Dios ayuda a los fuertes y no es aceptador de personas". (Camino)

Un gran tesoro: "No se espanten de las muchas cosas que hacen falta para comenzar este viaje divino, que es camino real para el cielo. Se gana, yendo por él, gran tesoro; no es mucho que cueste mucho a nuestro parecer. Tiempo vendrá que se entienda cuán poco es todo para tan gran precio". (Camino)

Una gran determinación en el seguimiento de Cristo: "Digo que importa mucho, y el todo, una grande y muy determinada determinación de no parar, venga lo que viniere, suceda lo que sucediere, trabajase lo que se trabajare, murmure quien murmure, siquiera llegue allá, siquiera se muera en el camino o no tenga corazón para los trabajos que hay en él, siquiera se hunda el mundo. Ningún caso hagan de los miedos que les pusieran, ni de los peligros que os pintaren. Que no les engañe nadie en mostrarles otro camino sino el de la oración". (Camino)

miércoles, 13 de octubre de 2010

UN MONSTRUO EN EL MONASTERIO

Tenemos un monstruo mecánico llamado D-4 Traxcavator que es enorme y se mueve rápidamente por la tierra con una gran boca abierta que devora cuanto está a la vista. Ruge terriblemente, en especial cuando está hambriento. Se les ha dado a los novicios legos. Ellos lo alimentan cada día, y no puedes ni oírte pensar en el monasterio mientras el bruto está a la mesa. Es amarillo, tiene una faz tipo puente levadizo y está marcado por todas partes con rótulos que dicen que procede de la Wayne Supply Company de Louisville, pero en realidad, como yo sé de buena fuente, nacido en una balsa en Memphis, Tennessee. Allí abundan los hipopótamos, a los que este instrumento se parece muchísimo”.

Thomas Merton.
“Diarios”, 11 de julio de 1949.

sábado, 9 de octubre de 2010

ASOMBROSA AMISTAD

En estos días estoy elucubrando teorías personales acerca de la amistad. Y sin embargo hay algo mágico, extraño, indescriptible, en mi relación con Thomas Merton. Esta “amistad” espiritual, tan real, me ha dado tanto y me sigue dando que no sabría describir los mecanismos por los que leerle una y otra vez, a menudo los mismos textos, pone tanta luz dentro de mí. Estoy leyendo a Dürckheim todavía, ahora “El maestro interior”, y en su descripción del “maestro” veo a TM. Su experiencia personal me acompaña en cada jornada, y mi encuentro con Jesús viene siempre a través de su experiencia, que no sustituye la mía, no, para nada. Pero es como cuando uno puede compartir con otro amigo su aventura, y es tan bueno contar y escuchar al mismo tiempo la del otro. En fin, esta entrada no tiene otra razón que volver a contarles el ASOMBRO con que vivo mi relación con TM

viernes, 8 de octubre de 2010

PUBLICACIONES SOBRE TM

 Esta misma mañana un amigo me hizo llegar la información: apareció un artículo sobre Thomas Merton en una publicación reciente de "Comillas"; intento buscarlo en internet, pero no lo consigo. En cambio, me entero de que Elvira Ródenas, quien también hizo una tesina sobre TM en esa misma universidad, ha publicado un libro (Tal vez la misma tesina) en Narcea. Aquí va la información para los interesados.

Autor: RODENAS, ELVIRA
PVP: 15,87€
ISBN: 9788427715318
Fecha de publicación: 09/10
Editorial: Narcea
Colección: Libros de Espiritualidad
Número de ediciones: 1
Datos del libro: 195 pags; Rústica; 13.4 × 20.8 cm
Idioma: Español

Sinopsis:
La obra de Thomas Merton nos da las claves para resolver nuestras propias contradicciones, que también fueron las suyas: la vida de fe y la duda, la soledad y la necesidad de vivir para los otros, la presencia de Dios y su ausencia, la pobreza y la necesidad de una estabilidad económica.

Tal vez, y el artículo aparecido en "Comillas" sea de esta misma autora, o tal vez no. Si alguno lo encuentra, por favor, me lo hace llegar.

jueves, 7 de octubre de 2010

PALABRA SAGRADA

En la oración podemos usar palabras que funcionan como una llave para conectarnos con el nivel más interior de nuestro ser, y con el SER, que es Dios. Algunos les llaman "mantras", otros "jaculatorias". Este autor, que promueve la llamada "oración centrante", habla de "la palabra sagrada":

“Cualquiera que sea la palabra sagrada que se escoja, es sagrada no por su significado sino por la intención que representa. Expresa tu intención de abrirte a Dios, el Misterio Máximo, que mora en nuestro interior. Es un punto de enfoque al cual regresar cuando notas que tu interés ha sido cautivado por los pensamientos que pasan.

Una vez que te sientas cómodo con la palabra escogida, quédate con ella (Ejemplos de palabras que pueden ser sagradas: Dios, Jesús, Espíritu, Abbá, amén, paz, gloria amor, perdón). Si te sientes inclinado a escoger otra, puedes hacerlo, pero no hagas estos ensayos durante el período mismo de la oración. La palabra sagrada es una señal o flecha que apunta al sitio donde deseas llegar. Es una manera de renovar tu intención de abrirte a Dios y de aceptarlo tal como Él es. No es que a nadie se le impida a orar de otra manera en otro momento, sino que durante el período de la oración centrante no es el momento de interceder específicamente por otras personas. Cuando te abres a Dios, de hecho estás orando por todos, en el pasado, el presente y el futuro. Estás abrazando la creación entera. Estás aceptando toda realidad, comenzando por Dios y por esa realidad íntima de tu ser, de la cual generalmente no estás consciente, o sea, tu nivel espiritual.

La palabra sagrada permite que uno se sumerja en su Origen. El ser humano fue creado para la felicidad y paz sin límites, y cuando nos percatamos de que nos estamos empezando a mover hacia éstas, no necesitamos mucho esfuerzo. Lo que sucede es que la mayoría del tiempo vamos en dirección opuesta, porque tenemos la tendencia de identificarnos con nuestra falsa identidad y sus preocupaciones, y con el mundo que estimula y ayuda a reforzar esa falsa identidad”.

Thomas Keating.
Mente abierta, corazón abierto”.

martes, 5 de octubre de 2010

LA IGLESIA Y EL MUNDO

"Comprendo y tengo simpatía a los cristianos (protestantes, en su mayor parte), que predican una "religión sin religión" y una franca admisión de lo "secular" y lo profano" en el cristianismo. Pero creo que han tomado un solo aspecto de la enseñanza de Bonhoeffer y lo han hinchado desmesuradamente, acabando en una moda superficial e ingenua, más bien que fe seria. Creo que han abaratado la gracia, y Bonhoeffer dijo que "la gracia barata es el enemigo mortal de la Iglesia".
 Sin embargo, estoy de acuerdo con su protesta contra las impertinencias de una táctica religiosa que trata de seducir y presionar al hombre moderno, al hombre científico y técnico, para que sienta necesidades religiosas que no tiene. Esa "religiosidad" es negativa, ambigua, moralizadora; predica por un lado que se ha de acudir a Dios y a la Iglesia como a un refugio de la vida, pero que una vez se ha concedido a lo sagrado lo que se le debe, se puede ser desvergonzadamente secular por lo que toca a ganar dinero y a  disfrutar las cosas buenas de la vida, con tal que uno mantenga unos cánones rígidos y negativos en cuestión de sexo. No hay que preocuparse demasiado por cosas como la guerra, los derechos civiles, y demás, considerados como cuestiones morales. Esas cosas se le dejan a las autoridades seculares, y se reza para que los que se ocupan de eso acierten con las soluciones adecuadas.
 La "religiosidad", entonces, predica una necesidad y una dependencia respecto a Dios para subrayar una necesidad y una dependencia respecto a ciertas formas religiosas específicas, un determinado estilo de vida que se presenta como el único cristianismo auténtico y que descansa en buena medida en aspectos externos".

Conjeturas, 295-296.
 Thomas Merton

sábado, 2 de octubre de 2010

EN CUALQUIER LUGAR DEL MUNDO...

El 3 de septiembre de 1948 Thomas Merton escribe una carta a Evelyn Waugh y dice:
En un monasterio contemplativo donde se supone que la gente ve las cosas con claridad, a veces se vuelve muy difícil ver alguna cosa correctamente”.
La vida contemplativa exige que todas las cosas, todos los propios hábitos de pensamiento y modalidades de acción, sean simples, definidos y libres de movilidad inútil. En cada departamento de la propia vida, he allí nuestra inmensa batalla”.

Yo vivo en un convento, y entiendo lo que dice Merton.
A menudo las mayores dificultades están allí donde todo debería resultar más fácil.
En la vida espiritual nada es obvio, ha de empezarse siempre de nuevo. Ningún descubrimiento es definitivo.
Al mismo tiempo las estructuras que encontramos pueden ser una excelente ayuda para construir la propia senda. Nunca empezamos desde cero.

Apunta Merton:
Supongo que puedo ser contemplativo aquí, así como en cualquier lugar del mundo”.

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.