Seguidores

domingo, 31 de marzo de 2013

LA NOCHE DE LA VIDA


En el templo en penumbras suena como trompeta el Pregón Pascual: los cirios en alto, el corazón rebosante de gozo.  Nos sentimos parte de la Iglesia que espera, y así lo expresamos en la oración. Luego, sentados, escuchamos las palabras que narran la historia de un Dios creador, un Dios que llama a buscar siempre lo nuevo, un Dios liberador, enemigo de toda esclavitud, un Dios que promete  no arrepentirse nunca de su alianza con nosotros. 
 Y entonces a toda voz gritamos ¡Gloria! Se encienden todas las luces, y suenan las campanas. 
Somos un pequeño resto en medio de la noche, en un mundo que duerme, y sin embargo tenemos esperanza, porque la Luz va delante de nosotros. El apóstol nos habla del sentido de nuestro bautismo, y tras un Aleluya movido y palmeado el Evangelio proclama: 
 “No tengan miedo”.
 
Esta es la noche de la fe. 
No hay otra como esta. 
Es la noche santa de la Resurrección, 
la noche santa de la Vida.

sábado, 30 de marzo de 2013

SÁBADO SANTO

"La importancia del SÁBADO SANTO radica en su poder para llevarnos a la fe que los maestros espirituales califican de madura. La fe del Sábado Santo no consiste en dar las gracias por lo que uno tiene, sino en afrontar la oscuridad y crecer en esperanza. Sin los Sábados Santos de la vida, ninguno de nosotros puede verdaderamente experimentar crecimiento espiritual alguno.
Hoy la Iglesia está vacía.... hoy, solos y despojados, nos enfrentamos a una pregunta que nos desafía:
Cómo tratar con el Dios de la oscuridad, que es al mismo tiempo Dios Dador de Luz?".
 
Joan Chittister

viernes, 29 de marzo de 2013

VIERNES SANTO: CONTEMPLAR EL MISTERIO DE LA CRUZ

Introducción:
• Nos encontramos nuevamente delante del misterio de la cruz de Jesús, hijo de Dios
• Desde nuestra infancia hemos aprendido a hacer la señal de la cruz… visto la cruz en las Iglesias, cementerios, habitaciones, altares, en todas partes
• Especialmente hemos tenido la experiencia de las cruces existenciales: enfermedades, sufrimientos, guerras, torturas, muertes de tantos y tantas… multitudes- naciones y no logramos acostumbrarnos… quedamos mudos.

1. La cruz de Jesús: clave de interpretación

  • Cuando escuchamos una lengua desconocida, no logramos entenderla y tenemos hasta dolor de cabeza.
• Tenemos que aprender la lengua. Para entender el sufrimiento,para comprender el significado de las cruces nuestras y de las del mundo el mejor método es contemplar y meditar en la cruz de Jesús. Requiere tiempo.

2. Contemplar la cruz de Jesús

• La contemplación nos ayuda a profundizar el sentido de la cruz y de nuestras cruces.
• A comprender que muchas de ellas son fruto de la malicia humana y que hay que combatirlas.
• Otras quedan en el misterio, pero una luz al final del túnel: fuente de vida y resurrección.

Conclusión:

Contemplando la cruz de Cristo hoy, pensemos en las cruces del mundo, no sólo en las nuestras; pensemos en todos los crucificados de la historia. Siempre hay cruces mayores que las nuestras. Contemplando la cruz de Jesús vemos en su transparencia algo del sentido de las cruces y entendemos que son fuente de vida y de resurrección. Que el mal no tiene la última palabra. Que al Viernes Santo sigue el Domingo de la Resurrección.
 
Camilo Maccise

VIERNES SANTO

"VIERNES SANTO: día de la cruz, 
día de sufrimiento, día de esperanza, 
día de abandono,día de victoria, 
día de de duelo, día de alegría, 
día de finales, día de comienzos".

Henri NOUWEN

jueves, 28 de marzo de 2013

PASCUA: LA NUEVA VIDA (2)

"La Cuaresma nos ha invitado a cambiar nuestros corazones, a realizar en nosotros la metanoia cristiana. Pero al mismo tiempo la Cuaresma nos ha recordado, quizá con demasiada claridad, nuestra impotencia para cambiar nuestras vidas de ningún modo. La Cuaresma en el año litúrgico desempeña el papel de la Ley, el pedagogo, que nos convence del pecado y nos inflige la abrumadora evidencia de nuestra propia nada. Por eso nos intranquiliza y nos impresiona, despertando en nosotros quizá alguna sensación de ese temor existencial de la criatura cuya libertad la suspende sobre un abismo que puede ser una infinita falta de sentido, una desesperación sin límites. Ése es el fruto de esa Ley que juzga nuestra libertad junto con su impotencia para imponer pleno significado sobre nuestras vidas meramente por adaptarse a un código moral. No hay nada más que eso?
 Pero ahora el poder de la Pascua ha irrumpido sobre nosotros con la resurrección de Cristo. Ahora encontramos en nosotros una fuerza que no es nuestra, y que se nos da libremente siempre que la necesitamos, elevándonos por encima de la ley, dándonos una nueva ley que está oculta en Cristo: la ley de su amor y misericordia hacia nosotros. Ahora ya no nos esforzamos en ser buenos porque tengamos que hacerlo, porque sea una obligación, sino porque nuestra alegría es complacer al que nos ha dado todo su amor: ahora nuestra vida está llena de sentido.
 La Pascua es la hora de nuestra liberación; de qué? Precisamente, de la Cuaresma y de su dura Ley, que acusa y juzga nuestra debilidad. Ya no estamos bajo la Ley.  !Estamos liberados del duro juicio!".

Thomas MERTON, "Tiempos de celebración"

miércoles, 27 de marzo de 2013

PASCUA: LA NUEVA VIDA (1)

"La Pascua no se entiende suficientemente si pensamos en ella sólo como la época en que reafirmamos nuestra creencia de que Cristo resucitó de entre los muertos. Que el hecho histórico de la resurrección sea la clave de toda la construcción de la fe cristiana no llega a ser suficiente razón para que la Pascua sea esa fiesta grande que es.
La Pascua no es un día comparable al 4 de julio, aunque con toda verdad sea la celebración de nuestra libertad cristiana. Pero esa celebración no recuerda meramente el acto por el que somos liberados, sino, que reaviva nuestra misma libertad, en la renovación del misterio en que llegamos a ser libres.
 En todo caso, el misterio de Pascua no se celebra sólo en Pascua, sino en todos los días del año, porque la Misa es el Misterio  Pascual. El tiempo de Pasión, la Semana Santa, la Pascua y los cincuenta días santos de la época de Pascua, que culminan con la celebración de Pentecostés, se combinan todos para extender ante nosotros el misterio de Pascua en su momento con todo detalle: pero la plenitud del Viernes Santo, Pascua y Pentecostés también se condensa en el ámbito de la misa de cada día. Pues cada vez que participamos en los Misterios sagrados, la Pascha Domini (el paso del Senor), morimos con Cristo, resucitamos con Él y recibimos de Él el Espíritu de Promesa que nos transforma y nos une al Padre en y por medio del Espíritu Santo".


Thomas MERTON
"Tiempos de celebración"

lunes, 25 de marzo de 2013

EL HOMBRE PERFECTO

"Quién puede liberarse del éxito
y de la fama, ascender y perderse
entre las masas de los hombres?
 Fluirá como el tao, sin ser visto,
se moverá con la propia vida
sin nombre ni hogar.
 Él es simple, sin distinciones.
Según todas las apariencias, es un tonto.
Sus pasos no dejan huella. No tiene poder alguno.
No logra nada, carece de reputación.
Dado que no juzga a nadie,
nadie lo juzga.
Así es el hombre perfecto:
su bote está vacío".

Thomas MERTON
El camino de Chuang Tzu
1963

domingo, 24 de marzo de 2013

HISTORIA Y PASIÓN DE CRISTO

"No es en absoluto fácil hacer un acto de fe en que todo en la historia está en manos de Dios. Pero la historia está en las manos de Dios, y las decisiones de los hombres llevan infaliblemente a la plena expresión de lo que realmente está oculto en ellos y en su sociedad...
 Tenemos que ver la historia como un libro sellado y abierto por la Pasión de Cristo. 
Pero seguimos leyéndolo desde el punto de vista de la Bestia. 
Pasión de Cristo = pasión de los pobres, los infraprivilegiados, etc. 
Punto de vista de la Bestia: superioridad moral y crueldad del poder. Arrogancia de poder humano y eficacia tecnológica....
 Cristo sigue en agonía hasta el fin de los tiempos, y en su agonía Cristo triunfa sobre todo poder".

Thomas MERTON, Diarios, 1965.

MIRAR AL CRUCIFICADO...

Las razones por las que la Iglesia pone en el punto de mira, en las dos semanas previas a la Pascua, al Cristo crucificado.
1. Para recordar que el dolor, el sufrimiento, la precariedad, la fragilidad, la mortalidad, forman parte necesariamente de nuestra condición humana."Ecce Homo".
2. Para que al contemplar la pasión de Cristo veamos nuestra propia pasión, y nuestros sufrimientos se dignifiquen. Todo lo que somos tiene un lugar en Dios y en su plan de amor.
3. Para que comprendamos que nuestro sufrimiento y fragilidad nos une a Cristo, y que no estamos solos, Cristo está siempre a nuestro lado. Compartir el dolor del mundo es vocación del discípulo.

"Porque si hemos quedado incorporados a él por una muerte como la suya, lo estaremos también por una resurrección como la suya
(Romanos 6)

sábado, 23 de marzo de 2013

SEMANA SANTA



La Semana Santa es como un arquetipo de nuestra propia autorrealización humana. Ese camino a la plenitud, a la felicidad, a la santidad o a la VIDA se desarrolla en cuatro etapas:
1- Aceptación (Jueves santo)
2- Abandono (Viernes santo)
3- Unificación (Sábado Santo)
4- Renovación (Pascua)

Quiera Dios que la celebración gozosa de estos misterios vivificantes de nuestra fe nos DESPIERTEN de este sueño de mediocridad, de conformismo, de miedo, de falta de esperanzas, de pecado y pasividad, de sensualismo y de idolatría, para
hacernos VERDADEROS Y ALEGRES TESTIGOS DE LA VIDA, Testigos de Cristo, vivo y resucitado, en cada uno de nosotros. 

El EVANGELIO es un potente estímulo para DEFENDER LA VIDA frente a los poderes de muerte que tienen su fundamento en el pecado de la humanidad (Egoísmo, violencia, mentira, afán de poder y de riquezas), y motivados por las palabras del nuevo obispo de Roma, construir una Iglesia pobre, y para los pobres.

 Como a Lázaro, hoy Jesús nos llama también a nosotros a salir de los sepulcros; nos dice, a cada uno: “Levántate y anda”. Vive, busca la Verdad, sirve a tus hermanos. 
Vivir es un mandamiento básico para nosotros; lo reconoció hace cientos de años Ireneo de Lyón, con una frase que es antológica en teología:
 “La gloria de Dios es el hombre vivo”.
Gracias, Señor, por esta Cuaresma; ayúdanos a vestirnos de fiesta en esta Pascua, para contigo CELEBRAR LA VIDA.
Amen.

viernes, 22 de marzo de 2013

LA LUZ DE LA VERDAD

"Cuando el poder se hace más importante que la verdad, cuando la afirmación de la voluntad se hace un fin en sí mismo al que se subordina todo lo demás, entonces la finalidad entera del universo creado queda subvertida y frustrada".

"Las cosas creadas se sitúan como obstáculos entre el hombre y Dios sólo cuando el hombre mismo es un obstáculo, cuando su voluntad ha oscurecido la luz de la verdad. Pero cuando la luz de la verdad brilla en el hombre, y cuando él vive y actúa conforme a esa luz, todas las cosas encuentran su lugar adecuado en relación con Dios por virtud del justo uso de ellas por el hombre. Quedan santificadas y ofrecidas a Dios por el trabajo creativo del hombre".

"El hombre es más que una simple pieza de una máquna cósmica. Cada persona es, en cierto modo, la finalidad de toda la creación material a la que trasciende por su naturaleza espiritual y por su vocación de hijo de Dios".

Thomas MERTON, "Tiempos de celebración", POMAIRE 1966.

martes, 19 de marzo de 2013

ITINERARIO DE CUARESMA....La vida.



 Al término de la Cuaresma Jesús aparece ante nosotros como VIDA. Es el mejor modo de cerrar y resumir este itinerario que ha tenido como propósito proponernos una vez más la CONVERSIÓN. Sin embargo, nuestra comprensión de algunas categorías religiosas peca siempre de mediocre, de pietista, y concluimos que es una invitación a ser buenos, a “cumplir”, a rezar, mientras el resto de nuestra “vida” sigue igual. En más de 2000 años de cristianismo todavía nos cuesta reconocer la VIDA, en grande, con mayúsculas, que Jesús nos propone.
El mensaje de la Iglesia ha tenido a menudo un carácter fúnebre, insistiendo en demasía sobre el dolor, el sufrir, el morir, y luego acompañado por ideas afines: castigo y premio, infierno o purgatorio, penas y demonios. Sólo al final de esa larga cadena de propuestas aparece la Vida, y con la coletilla siempre de “eterna”; es decir, después, un día, ahora no.
Pero el mensaje de Jesús, su “evangelio”, su buena nueva, comienza por decirnos que
tenemos un Dios que es PADRE, y que nos ha llamado a la VIDA. Humanidad y santidad no son vocaciones opuestas, al contrario; la santidad es una llamada a VIVIR EN PLENITUD. “Yo he venido para que tengan vida y la tengan en abundancia”. El pecado tiene que ver con la muerte, con la perdida de orientación y sentido, con la renuncia a nuestra vocación primordial. Convertirse es regresar al camino de la VIDA, de la vida grande, la vida plena, y ahora sí, la VIDA ETERNA. Eterna no tanto por su duración, sino por su calidad, vida verdadera.
El encuentro con Jesús tiene necesariamente que llevar este significado: encuentro con la VIDA. No debe ser el cristiano un ser humano que se conforma con vivir al “mínimo”, que niega el disfrute y la belleza de la creación, que siempre le está poniendo “pegas” a la vida. Claro que existir lleva implícito también el sufrir, que hay dolor, que hay que pagar un precio por vivir; pero eso no significa rebajar la vida, significa un mayor aprecio por ella, un valorarla con realismo, y un amarla como don precioso de Dios para sus hijos. Defender la vida ha de ser mucho más que rechazar el aborto y la eutanasia (Que refieren al principio y al fin de la existencia humana); ha de ser también trabajar incansablemente por la felicidad y la justicia, por la satisfacción de una vida en la que podamos alcanzar nuestras mejores aspiraciones, una vida en la que podamos ser libres y responsables, una vida que es VIDA (en grande) porque está hecha de AMOR.

El itinerario cuaresmal es por tanto un reconsiderar nuestra existencia a la luz de la VIDA que nos ganó CRISTO. “Yo te digo que si tú crees verás la gloria de Dios”. Habrá que preguntarse, no tanto ¿Cómo vivo, sino, Vivo? ¿Estoy VIVIENDO con la PLENITUD para la cual me llamó CRISTO?

TENEMOS FORMA DE CRUZ

"Tenemos, en nuestra esencia, forma de cruz. Estamos clavados a nuestro propio ser. Y debemos soportarnos a nosotros mismos con las contradicciones que amenazan desgarrarnos. Pero si las aceptamos, descubriremos en nosotros mismos un centro que sostiene todas las diferentes aspiraciones que hay en nosotros. La cruz nos hace amplios cuando la aceptamos. Y hace que seamos abiertos".

" La cruz nos muestra el camino de la verdadera humanización. Para la humanización, hemos de decir sí a las contradicciones que viven en nosotros. Como personas, pertenecemos tanto a la tierra como al cielo. Estamos entre la luz y la oscuridad, entre Dios y la persona, entre el hombre y la mujer, entre las alturas y las profundidades, entre el bien y el mal. La persona es una cruz".

A. Grün

domingo, 17 de marzo de 2013

ITINERARIO DE CUARESMA: Lo que importa es amar.

Al final de la Cuaresma las tres lecturas dominicales coinciden al invitarnos a dejar lo antiguo, lo pasado, atrás, y mirar hacia adelante, en una vida nueva, capaz de reconocer la novedad de Dios.   
  
No mires lo de atrás, mira hacia adelante, siempre Dios da otra oportunidad, porque la novedad de Dios brota por doquier. 

 La Cuaresma es, primero, reconocimiento, luego arrepentimiento, y al final, empezar de nuevo, perdonados y bendecidos. No falta quien relacione el relato evangélico del encuentro de la mujer adúltera con el sacramento de la confesión, lo mismo que hacían con el del domingo pasado, pero creo que aquí Jesús no es que perdone a la adúltera: es que no la acusa. Dice: Yo tampoco te condeno. Anda, y no peques más; es decir, mira hacia adelante. Recordar que se trataba de una ley masculina, que afectaba sólo a la mujer, no al hombre adúltero. Jesús no acusa, no se suma al coro, sino que invita a que cada uno se mire a sí mismo. Creo que el reconocerse cada uno pecador no es para alimentar culpas, sino para que descubras la fragilidad compartida, y perdones.

Así dice la oración colecta de hoy: “Que vivamos siempre de aquel mismo amor que movió a Cristo a entregarse a la muerte para salvar el mundo”. (AMOR). Preparados, listo, para el amor.  Todo el camino cuaresmal es para esto: para abrirnos al amor que  Dios nos regala en Cristo: infinito, gratuito e incondicional. Ahora podemos entrar en las celebraciones de Semana Santa con la certeza de que el Amor es más fuerte que la muerte, que no hay nada que temer, porque el Dios que Jesús nos entregó amó tanto este mundo que se hizo uno con él. Si miramos ahora a nuestro alrededor lo veremos en todas partes, y no sólo en el templo, en los ritos, en las tradiciones. Está en la gente, sí, a pesar de todo, en este mundo que parece no conocerle, en los animales, las plantas y los meteoritos. Está, definitivamente, en la historia y en la Vida. No dudarlo, siempre se puede volver a empezar, hoy puede ser el primer día del resto de tu vida.  
El encuentro con el amor supone siempre un  nuevo comienzo.


Recordemos el  itinerario propuesto al comenzar este camino:
Llamados a la CONVERSIÓN para adentrarnos en el MISTERIO que nos revela a CRISTO, PALABRA; él nos comunica la buena noticia de la MISERICORDIA del Padre, y nosotros nos APRESURAMOS para entregarnos en brazos del AMOR.


Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.