Seguidores

viernes, 23 de octubre de 2015

UN MOMENTO DE CONTEMPLACIÓN.


"Tiene que haber un momento del día
en que el hombre que hace planes olvide sus planes
y actúe como si no tuviera plan alguno.

Tiene que haber un momento del día
en que el hombre que tiene que hablar guarde silencio,
deje de dar forma a teorías en su mente
y se pregunte a sí mismo: 
¿Acaso tiene algún sentido?

Tiene que haber un momento
en que el hombre de oración acuda a orar
como si fuera la primera vez en su vida
que lo hace; 
en que el hombre que toma decisiones
deje de lado éstas,
como si todas ellas hubieran perdido su validez,
y aprenda una sabiduría diferente: 

distinguir el sol de la luna,
las estrellas de la oscuridad,
el mar del árido desierto,
y el cielo nocturno del perfil de una montaña"

THOMAS MERTON

jueves, 15 de octubre de 2015

TERESA, MAESTRA DE AMOR.

"Quienes de veras aman a Dios, todo lo bueno aman, todo lo bueno quieren, todo lo bueno favorecen, todo lo bueno loan, con
los buenos se juntan siempre, y los favorecen y defienden; no aman sino verdades y cosa que sea digna de amar. 

¿Piensan que es posible, quien muy de veras ama a Dios, amar vanidades? Ni puede, ni riquezas ni cosas del mundo de deleites, ni honras, ni tienen contiendas, ni envidias. Todo porque no pretenden otra cosa sino contentar al Amado. Andan muriendo porque los ame, y así ponen la vida en entender cómo le agradarán más. " 
 (CAMINO DE PERFECCIÓN)

"El verdadero amante en todas partes ama y siempre se acuerda de su amado. Triste cosa sería  que solo se pudiera tener oración en rincones escondidos."
 (FUNDACIONES)

SANTA TERESA DE JESÚS


domingo, 11 de octubre de 2015

COMO SIGNOS DE INTERROGACIÓN

"¡Pontífices! ¡Pontífices! Somos todos pontífices arengándonos
unos a otros, blandiendo nuestros báculos unos contra otros, dogmatizando, amenazando con anatemas!

Recientemente, en el breviario, leíamos sobre un santo que, a punto de morir, se quitó las vestiduras pontificales y se bajó de la cama. Murió en el suelo, lo cual está muy bien: pero apenas hay tiempo de sentirse edificado con eso, porque uno está todavía cavilando sobre el hecho de que llevara vestiduras pontificales en la cama.

Reflexiones...: simpatía hacia Péguy, hacia Simone Weil, que prefirieron no estar en medio de la página católicamente aprobada y bien censurada, sino únicamente en el margen. Y se quedaron ahí, como signos de interrogación: poniendo en cuestión no a Cristo, sino a los cristianos."

THOMAS MERTON. Conjeturas de un espectador culpable. 

sábado, 3 de octubre de 2015

EL CAMINO EQUIVOCADO


"Me encontraba en el silencio del soto, entre árboles rebosantes de humedad. No creo que jamás haya habido un momento en mi vida en que mi alma sintiera una angustia tan apremiante y especial. Había rezado todo el tiempo, por lo que no puedo decir que empezara a rezar cuando llegué allí donde estaba la capilla: pero las cosas se iban precisando más.

'Por favor,ayúdame. ¿Qué voy a hacer? No puedo continuar así. ¡Tú puedes verlo! Mira el estado en que me encuentro. ¿Qué debo hacer? Muéstrame el camino'.  ¡Como si se precisara más información o alguna clase de signo!

Pero dije esta vez a la Florecita (1) 'Muéstrame lo que he de hacer' y añadí: 'Si entro en el monasterio, seré tu monje. Ahora enséñame lo que he de hacer".

Estaba peligrosamente cerca del camino equivocado para rezar...haciendo promesas indefinidas y pidiendo una especie
de signo."

THOMAS MERTON. La Montaña de los Siete Circulos.

(1)Así llamaba Merton a Santa Teresa de Lisieux



Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.