Seguidores

martes, 11 de julio de 2017

MERTON Y SU ÚLTIMO VERANO 1. "AGGIORNAMENTO".

"3 de julio de 1968
(Anochecer). Por la mañana salí de casa temprano y terminé de cortar y podar los pinos
jóvenes que seguían doblados desde las grandes ventiscas del pasado invierno. El límite
de arbustos de mi jardincito, en dirección al bosque, está ahora relativamente despejado
(¡aunque sigue apareciendo algún que otro zumaque a lo largo de la línea vallada!). Este
trabajo ha hecho que mi espalda se haya resentido de nuevo. Así pues, he de tener
cuidado. Por la tarde, llegué hasta el límite más lejano del campo de haba de soja en la
granja de Linton y, mientras meditaba (Hatha y Yoga Vasishta), me quité la camisa para
tomar el sol en cuello y espalda. Una tarde tranquila y provechosa ¡Dios sabe lo mucho
que lo necesito! ¡Cuánto tiempo y energía he malgastado en los tres últimos años 
haciendo cosas que no tienen nada que ver con mis metas reales y que únicamente han 
servido para frustrarme y confundirme...! Es un verdadero milagro que no haya perdido
mi vocación a la soledad con tantas bagatelas y evasiones.

Una cosa está perfectamente clara: no todo lo que pasa por aggiornamento es
necesariamente bueno y saludable. Hemos de seguir siendo muy críticos e independientes
frente a todas las ideas. Sacar las propias conclusiones partiendo de la experiencia
personal directa y sincera. En mi opinión, tanto los conservadores como los progresistas
abundan en el mismo tipo de intolerancia, arrogancia y actitud casquivana, y unos y otros
están dominados por diferentes tipos de conformismo: en ambos casos, el pavor de
sentirse excluidos del propio grupo de referencia. Personalmente, tengo que recorrer mi
propio camino en términos de necesidades que para mí son fundamentales: necesidad de
vivir una vida de oración, necesidad de autoliberarme de mis propios «cuidados» y
necesidad «única» de una auténtica soledad (y no solamente privacidad) monástica; y
necesidad también de alcanzar una comprensión real y utilizar algunas de las intuiciones asiáticas en materia religiosa."

THOMAS MERTON. DIARIOS. (1960-1968)


No hay comentarios:

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.