Seguidores

lunes, 6 de noviembre de 2017

AQUÍ ESTAMOS.

Queridos amigos y amigas, estamos de vuelta después de casi dos meses. Gracias a todos los que se han preocupado por nosotros a raíz del huracán Irma, sea por mensajes, por llamadas o con su pensamiento y oración.

 Con las dificultades habituales de nuestro país y otras agravadas por el huracán, en la próxima entrada hoy volvemos después de una pausa, con un tema primordial para Merton y para este blog:
 LA SANTIDAD.



Conocer el pensar y el sentir, el VIVIR, de Merton solo por sus escritos en prosa, sería una forma incompleta de conocerlo. Nos hace falta adentrarnos  también en su obra poética, en la que nos dejó mucho para reflexionar y saborear.  Así que regresamos hoy con el tema de la santidad, en uno de sus poemas. 
Nos vemos enseguida.

No hay comentarios:

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.