Seguidores

jueves, 6 de agosto de 2015

MERTON Y LA CENSURA

"Mis escritos sobre la paz han sido interrumpidos bruscamente. Me han dicho que no escriba más sobre estos temas. Peligrosos,
subversivos. perjudiciales, ofensivos para los oídos piadosos, y equívocos para los buenos católicos que están todos en paz con la agradable idea de que entre todos nosotros deberíamos barrer a Rusia de la faz de la tierra. ¿Por qué preocupar a toda esa gente?"
 Carta a Daniel Berrigan. 7 de diciembre de 1962.

"En nombre de los muertos, y en cartas envueltas en pergaminos, nos dicen que nuestra vida consiste en la pacífica y piadosa meditación de las Escrituras y en un silencioso retiro del mundo. Pero si uno lee los profetas con los ojos y los oídos abiertos, no puede por menos de reconocer su obligación de gritar bien fuerte sobre la voluntad de Dios, sobre la verdad de Dios y la justicia del hombre para con el hombre."
Conjeturas de un espectador culpable

"Se supone que el monje está en armonía con la dimensión interna espiritual de la cosas. Si no oye ni dice nada, entonces la renovación (de la Iglesia) en su conjunto puede estar en peligro y quedar completamente estéril. Pero esas mentes autoritarias creen que la función de los monjes es no ver ni oír dimensión nueva alguna, sólo para mantener los puntos de vista existentes....La función del monje...entonces consiste sólo en afirmar su total apoyo al oficialismo."
Carta a Jim Forest, 29 de abril de 1962. 

"Mi tarea particular en la Iglesia y en mi mundo ha sido la del explorador solitario que, en lugar de subirse a todos los vagones
de los ganadores a la vez, se ve obligado a buscar las profundidades esenciales de la verdad en su silencio, en sus ambigüedades y en aquellas certezas que yacen más profundas que los fondos de la ansiedad...Es una especie de vida submarina en la que la fe, a veces misteriosamente, toma forma de duda cuando, de hecho, uno ha de dudar y rechazar paliativos convencionales y supersticiosos que han ocupado el lugar de la fe."
Faith and Violence. 

THOMAS MERTON. Escritos Esenciales. Sal Terrae 2006 

No hay comentarios:

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.