Seguidores

martes, 1 de mayo de 2018

DOROTHY DAY.

Lo que siempre me ha gustado de Dorothy Day es que ella misma fue una más entre las personas a las que dedicó su vida. Ella fue real,  no fue una filántropa de la zona residencial. No fue una monja que buscaba una buena obra par hacer. No fue una burócrata del gobierno que distribuía dinero y luego tomaba el tren para volver a su barrio rico. Ella fue real.

Madre soltera, ciudadana desilusionada, mujer pobre, feligresa rebelde, observadora desempleada de la raza humana. Había abandonado la Iglesia. Había vivido en un edificio de viviendas de alquiler del que se había avergonzado en la infancia. Se había hecho un aborto y más tarde dio a luz una hija sin estar casada. Había trabajado mucho para no ganar nada y vivir en un apartamento barato y miserable porque no podía costearse algo mejor….Podría haber sido la pordiosera por excelencia…”

Su conversión al Cristo pobre enrumbó su vida. Y a la lucha por  los trabajadores, los inmigrantes, a la lucha por los derechos de la mujer, la consagró.

“La gente quiere paz, pero no las cosas que conlleva la paz”. 
(D.D.)

Para Dorothy, las cosas que conllevan la paz eran  las obras diarias, generosas, ilimitadas…

"Inició The Catholic Worker, un periódico barato, para advertir, instruír y consolar a las personas de todas partes que, como ella, no le encontraban sentido al mundo que se llamaba a sí mismo cristiano pero se había vuelto oficialmente loco porque trituraba a las personas bajo el tacón de su zapato en nombre de la empresa privada, destruía naciones en nombre de la libertad y esclavizaba personas en nombre de los derechos humanos…. Organizó comedores comunitarios…abrió albergues…hospedó desposeídos….se opuso a la guerra.. ”

Para este trabajo, durante la vida de Dorothy se iniciaron más de 75 grupos fundamentalmente independientes, pero unidos en la filosofía cristiana de compartir una forma alternativa de vida. Después de su muerte se formaron todavía más gupos con estos objetivos.  

“Cada vez más gente perdía su trabajo, más familias eran desalojadas, los grupos comunistas formaban Consejos de Desempleados y la Alianza de Trabajadores había comenzado a existir. Era hora de que surgieran grupos de presión, de acción directa. El radicalismo bullía en todos los grupos, menos en el catolicismo. Me sentía fuera de lugar. ..Como dijo el Papa Pio XI con tristeza: La iglesia había perdido a los trabajadores del mundo”..(D.D.)

 “...Dorothy Day persistió en su postura pacifista radical advirtiendo que cosas peores ocurrirían si la violencia se oponía a la violencia y permaneció erguida e inquebrantable en el corazón mismo de la Iglesia. Al principio, su Movimiento Católico Obrero fue tratado, cuanto mucho, como un descarrilamiento molesto pero básicamente inofensivo. En el transcurso de los cinco años posteriores a su muerte… Dorothy Day permaneció firme y la iglesia terminó avanzando hacia ella…”

"La tentación, por supuesto, es lamentar la pérdida de una líder así en una época que necesita a gritos liderazgo. La diferencia aquí, sin embargo, puede ser que lo que Dorothy Day lideró fue una revolución de actitudes y una revolución de responsabilidad personal. Ella es el icono de la clase de líder que todos, cualquiera, podemos ser, no cambiando a otras personas, sino cambiándonos a nosotros mismos”

Resumen del capítulo "ICONO DE LAS CALLES" escrito por Joan Chittister para el libro VIDAS DE FUEGO, GRANDES FIGURAS ESPIRITUALES DE LA HISTORIA DEL SIGLO XX. Edit. Lumen-Edibesa 2006

No hay comentarios:

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.