Seguidores

jueves, 24 de marzo de 2011

ESPIRITUALIDAD ENCARNADA Y LIBERADORA

Creo que el cristianismo, y más el cristianismo de la comunidad católica, debería difundirse y predicarse, precisamente por origen y esencia, como fuente de una espiritualidad en la que la contemplación y el goce de vivir son inseparables de la compasión activa y el trabajo por la justicia. Una espiritualidad encarnada y de ojos abiertos que encuentra a Dios en el centro de la vida, en la lucha cotidiana por la dignidad de todos y todas, en la acción ecologista por la supervivencia de la Creación. Una espiritualidad sapiencial y profética, que se toma en serio el seguimiento de Jesús y lo traduce vitalmente en los nuevos contextos sociales. Y el compromiso para la emancipación de las mujeres que sufren dominación y exclusión (también dentro de la institución eclesial) debe estar en el centro de una espiritualidad evangélica. En definitiva exponer y proponer una espiritualidad que libere de la ley, la culpa y los miedos, para el amor y el servicio”. (E.L)

1 comentario:

San dijo...

Me identifico con la visión de la espiritualidad que muestra este texto, Manuel. Pienso que la espiritualidad, y más la cristiana, es una fuerza motriz que genera paz, bondad y felicidad al ser humano. Una espiritualidad encarnada y liberadora de auténtica humanidad. Gracias, como siempre, por las reflexiones que nos traes al blog.

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.