Seguidores

martes, 17 de mayo de 2011

NUESTRA MÁS ÍNTIMA VERDAD

“La santidad de Dios es la vocación universal de todos los seres, cada uno a su manera. Pero no hay santidad sin misericordia. Vocación y llamada a hacer el bien y ser feliz haciéndolo, y por hacerlo. Aspirar a conseguir hacer de la bondad hacia el otro una dicha para nosotros. Más aún. La santidad es nuestra más íntima verdad: somos santos. No somos santos porque seamos perfectos, sino simplemente porque somos, y vivimos y nos movemos y somos siempre en Dios y Dios en nosotros, también cuando nos sentimos mediocres e incluso fracasados”. (SAN)

3 comentarios:

Manuel dijo...

No pude resistir la tentación de colgar en una entrada aparte unas líneas del comentario de SAN a la entrada anterior. SAN siempre "hila fino"con sus comentarios, de modo que hasta he pensado hacer una especie de "antología". ¿Qué te parece?

San dijo...

Vaya sorpresa, Manuel. Es un honor, viniendo de ti, el elogio. Te lo agradezco mucho. En cuanto a la tentación… de vez en cuando, me parece estupendo caer en alguna. Fuera de la broma, puedes hacer libre uso de todos mis comentarios. Aunque no creo que mis reflexiones merezcan un trato tan especial.

Alicia dijo...

Gracias, San! La santidad es posible, Dios en nosotros es la llave. Me encantó: "también cuando nos sentimos mediocres e incluso fracasados".

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.