Seguidores

viernes, 2 de mayo de 2014

LA OBRA MÁS IMPORTANTE...

A los Maestros se vuelve siempre, y si alguien no ha leído a este que vuelvo a compartir, le sugiero que lo haga cuanto antes....

"Todo trabajo, oficio o arte requiere un entrenamiento siempre que se quiera que la obra se cumpla. Esto es de todos bien conocido y cada uno de nosotros, a través de la prueba de la existencia, se instruye y ejercita siempre que integra las experiencias propias. Sin embargo, se ignora con frecuencia que este hacer es igualmente válido cuando se trata de caminar hacia el logro más importante de la vida del hombre: que el SER se haga realidad.
 Todo cuanto vive ha de desarrollarse en su tender a la propia realización, siendo igual cuando se refiere al hombre. Ahora bien, el hombre no llegará nunca a ser lo que está llamado a devenir si él no contribuye con su esfuerzo. Para ello ha de tomarse a sí mismo en sus manos, como siendo su propia obra, ejercitándose sin tregua en el caminar hacia su pleno cumplimiento. La obra más importante para el hombre es él mismo, él en cuanto hombre.

K.G. Dürckheim
"Práctica del camino interior"

No hay comentarios:

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.