Seguidores

jueves, 15 de octubre de 2009

TERESA.

 En el relato autobiográfico "La montaña de los siete círculos" Thomas Merton narra su visita a Cuba, en el año 1940; estando en Camaguey, una de nuestras ciudades, se dedicó a leer a Santa Teresa, en español. Tanto ella como San Juan de la Cruz, Teresa de Lisieux, Isabel de la Trinidad, etc, acompañaron a Merton en esos años, y modelaron su vida interior. Hoy, festividad de Teresa, quiero dejar acá esta pequeña nota, en medio de los preparativos de mi viaje a la Habana.   TERESA y MERTON, buena compañía para el camino, gente libre como pocas, de corazón ardiente; con ellos es mucho más fácil subir la cuesta.

No hay comentarios:

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.