Seguidores

jueves, 14 de mayo de 2015

MERTON: UN HOMBRE PARA TODOS

En estos días he vuelto a repasar un pequeño libro que me traje de mi estancia en Madrid, de los que encontré en la biblioteca de la universidad; me refiero a “Un retiro espiritual con Thomas Merton” del monje trapense M. Basil Pennington (Estaciones Editorial, Argentina 1994, aunque el texto original, en inglés, data de 1988). En próximas entradas del blog les compartiré algunos pasajes breves que pueden servir para una mejor comprensión de la persona y el espíritu de Merton. El libro lo escribió el autor mientras realizaba un retiro en la ermita de Merton en Getsemaní, los primeros ocho días del mes de diciembre.

“De tanto en tanto, en su amor benevolente, Dios deposita entre nosotros un ser humano cuyo modo de ser renueva la esperanza en nuestras vidas y expande nuestra visión. Thomas Merton, el Padre Louis de Getsemaní, fue uno de ellos. Habló, y sigue haciéndolo, al corazón de muchos hombres y mujeres, de diversos aspectos y orígenes. Más que ningún otro que yo haya conocido, Merton fue un hombre para todos; extraordinariamente consciente de que en cierto modo su vida no le era propia, aun cuando vivió con coraje excepcional la verdad única de su propio ser interior.

 Mis contactos personales con Tom fueron limitados. Como monjes, nunca tuvimos demasiadas oportunidades de viajar y encontrarnos. En los primeros tiempos, incluso la correspondencia estaba estrictamente limitada. Más tarde esto cambió. No obstante, el Padre Flavian, un monje que de joven estuvo bajo la tutela de Merton y luego fue su confesor y abad, considera que en realidad podemos conocer mejor a Tom a través de sus escritos de lo que hubiera sido posible por contacto personal. Verdaderamente nos dejó una rica herencia literaria. De todos sus textos quizá sean sus cartas, tan espontáneas y abarcadoras, las que con más claridad lo revelan. Si bien siempre encuentro más material en sus escritos, tanto publicados como inéditos, las grabaciones de sus charlas a los novicios de su comunidad me han proporcionado un sentimiento más cercano del hombre: su bellísimo humor, su profunda humanidad, el vívido sentimiento de lo divino en todas las cosas. A este hombre centrado, en el centro del universo, nada le era desconocido. Las grabaciones, más que los escritos, me permitieron saber que Tom está vivo aun en el Señor y continúa hablándonos en lenguaje viviente”.



No hay comentarios:

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.