Seguidores

jueves, 13 de noviembre de 2008

Etty Hillesun: forjada en un fuego de infierno.







Recientemente publicamos acá algunos textos de Etty Hillesum, y algunos amigos y amigas del blog me preguntaron dónde leer más de y acerca de esta mujer. Para todos los interesados, en español ya están publicados su Diario y sus cartas. Además, exísten actualmente algunos libros sobre ella que combinan un acercamiento biografico, un análisis de su experiencia espiritual y textos suyos. Por ejemplo, en Sal terrae esta publicado: "Etty Hillesum. Una vida", de Sylvie Germain, y también "Etty Hillesum. Una vida que interpela", de José Ignacio Golzález Faus. Cualquiera de estos títulos nos puede servir para introducirnos en el conocimiento de Etty, una mujer singular, que casi pasa desapercibida, y que por suerte para nosotros escribió cartas y diario en los últimos tiempos de su vida antes de que esta le fuera arrabatada por la maquinaria nazi.

"¿Tengo una actividad demasiado intensa? Es que quiero conocer este siglo por fuera y por dentro. Lo palpo cada día, tengo en la punta de los dedos los contornos de nuestro tiempo...Me sumerjo incesantemente en la realidad. Me confronto con todo lo que se cruza en mi camino. A veces tengo la impresión de desollarme viva. Se diría que me meto de cabeza en todo y antes que nadie, con todas mis fuerzas, para no recoger más que heridas y chichones. Pero imagino que tiene que ser así. A veces creo que estoy hundida en un fuego de infierno para ser forjada en él. Pero forjada ¿para convertirme en qué?".

1 comentario:

Anónimo dijo...

Etty es una mujer increíble como testigo de la fuerza del amor en medio del holocausto. La lectura de su Diario ha sido para mí muy motivadora, y ha despertado mis deseos de comunión con Dios.

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.