Seguidores

jueves, 26 de noviembre de 2009

ORAR CON JULIANA DE NORWICH.

"Dios creó nuestra alma para que sea su propia ciudad y el lugar de su descanso.
Esto es lo que más le place de toda la creación.
Y cuando habíamos caído en el dolor y el sufrimiento,
ya no eramos aptos para tan noble oficio.
Pero nuestro buen Padre
no se preparó otro lugar para morar,
 sino que, en cambio, se sentó sobre la tierra,
esperando a la humanidad,
 esa misma sacada del barro, hasta que
en el tiempo fijado por la gracia, su amado Hijo
devolvió a esta ciudad su noble belleza,
 a través de su grandiosa obra".


PARA ORAR:
"Amadísimo amigo, ayúdame a sentir ese anhelo que tienes por mí.
 Que la imagen de ese exilio tuyo del alma humana me inspire un deseo semejante de tu presencia dentro de mí.
 Y te doy gracias por Jesús, tu Hijo, que por su ardua labor, te ha devuelto tu ciudad, mi alma, haciéndola noble y bella".

Tomado de: "Todo será para el bien". Basado en la espiritualidad de Juliana de Norwich. San Pablo.

1 comentario:

Maria de los Angeles dijo...

Me conmovió la oración, no la conocia, que simple y profunda, hermosa...gracias!!

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.