Seguidores

lunes, 27 de febrero de 2012

CUARESMA: a la luz de CRISTO.

Llega otra vez la Cuaresma cristiana, y con ella la preparación para celebrar la PASCUA. Volvemos a escuchar o leer los mismos pasajes bíblicos que nos introducen en el misterio de la pasión, muerte y resurrección de Jesús, pero siempre en un contexto diferente, el de nuestra propia y cambiante vida. Dios vuelve para hablarnos al corazón, y hablarnos siempre desde su eterna e inclaudicable promesa de amor.
En nuestra vida personal y comunitaria siempre es Cuaresma, y siempre es Pascua, porque vivimos en medio de alegrías y tristezas, triunfos y fracasos, sorpresas y decepciones, ganancias y pérdidas. Permanecemos en la medida en que nos aferramos a lo que no pasa, el amor, incluso cuando parece que no hay nada que esperar, y a nuestro alrededor sólo hay oscuridad.
La Cuaresma nos habla del ascenso trabajoso a la montaña de la vida, nos habla de proceso, crecimiento, maduración, y de renuncias, elegidas o impuestas. La Cuaresma nos habla de riesgo, de cambio, y de perdón. En fin, es una invitación a estar disponibles, a vivir en libertad, desterrar el miedo, porque el amor es más fuerte que la muerte, incluso cuando la muerte hace valer su poder ante nosotros.
En la Cuaresma se renueva nuestra fe, ante los desafíos inevitables de nuestra propia humanidad; en ella nace, padece, muere y resucita Jesús constantemente. Imposible ser de Jesús y cerrarse a la propia carne, y no ser solidarios, y no estar abiertos para quienes, como nosotros, batallan por encontrar sentido a la existencia.
La Cuaresma, en fin, es siempre oportunidad para que cada uno se reencuentre consigo mismo y con Dios, abrazando lo que es, y teniendo delante lo que está llamado a ser. Si cada ser humano, hombre o mujer, es único e irrepetible, entonces, más allá de ciertos elementos comunes, la búsqueda y el camino de cada uno es totalmente original. Pertenece a cada uno de nosotros ahondar y crecer en su verdad, a la luz de Cristo.

3 comentarios:

Candela dijo...

Con este párrafo me quedo con todo su contenido , excelente reflexión.
Si que me llega más profundo cuando hablamos de renovar nuestra Fe y que cada ser humano es irrepetible , cada uno somos seres diferentes y Dios está presente cuando estamos en la búsqueda y en el camino de encontrar la Verdad. Aceptando nuestro ser con humildad ante los ojos del Creador , seremos acogidos todos ante El. Tiempo de Cuaresma , de renovación de Fe , acción de perdón , actuación de sencillez y humildad.
Un saludo

Analía dijo...

Me gusta esta entrada, especialmente esto:
"Si cada ser humano, hombre o mujer, es único e irrepetible, entonces, más allá de ciertos elementos comunes, la búsqueda y el camino de cada uno es totalmente original. Pertenece a cada uno de nosotros ahondar y crecer en su verdad, a la luz de Cristo."

Te deseo una linda Cuaresma.

Anónimo dijo...

Precioso, Manuel.

Convertir el dolor en poesía y crecimiento, en una oportunidad de desrrollar lo mejor de nosotros mismos.

Saludos.
M.José

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.