Seguidores

jueves, 9 de febrero de 2012

A LAS AMIGAS Y AMIGOS DEL BLOG

A través del blog les he tenido al tanto de mi situación personal que puedo resumir del siguiente modo: desde el mes de julio estoy viviendo fuera de la familia religiosa a la que pertenezco, Carmelitas Descalzos, no por falta de afinidad con el espíritu del Carmelo, sino por falta de sintonía con la comunidad concreta de Carmelitas del Caribe, y situaciones particulares que viví en el ministerio sacerdotal en los últimos dos años. Decidí tomarme un tiempo de reflexión y descanso, estaba muy cargado de tensiones desde mi último trabajo como párroco, y pedir al obispo de mi diócesis un espacio donde seguir sirviendo a la Iglesia Cubana.
Para ello busqué un lugar aislado, en otra provincia cubana, y esperé la respuesta e obispo, que no ha llegado, luego de casi seis meses de espera. Para poder vivir esta experiencia conté siempre con el apoyo de una persona, activa participante de este blog, que me ayudó además económicamente para poder solventar los gastos de alquiler del lugar donde vivo. De repente, hace una semana, esa persona ya no está, y estoy frente a una situación bien difícil: el próximo mes tendré que dejar el lugar donde vivo, sigo sin trabajo, y no tengo un sitio a donde ir. Tampoco tendré posibilidades de conexión seguramente para continuar con el blog.
¿Qué va a pasar ahora? No lo sé, no dejo de confiar en el abrazo amoroso de Dios, ese Dios del que dan testimonio Thomas Merton, Henri Nouwen, y tantos otros maestros de los que se habla y comparte en este blog. He querido tenerlos al tanto de todo, porque sentir que las oraciones de ustedes, amigos y amigas, me acompañan, es sentir la fuerza y la esperanza renovadas.

5 comentarios:

Jordi Morrós Ribera dijo...

Usted me ha permitido gracias a su blog redescubrir una figura que solo conocía de referencia, me refiero sin duda a Thomas Merton.

Sólo por eso ya me siento infinitamente agradecido.

Con mis mejores deseos ante unos retos que me cuestan de poder calibrar

Serenas Reflexiones dijo...

Estimado amigo

Estarás en mis oraciones, más que nunca.

Recibe mi más cordial abrazo y un deseo sincero de ánimo y esperanza

Serenas Reflexiones

José Antonio Vázquez dijo...

Hola Manuel:

Soy José Antonio vázquez, el blogger de espiritulaidad caminante o progresista, no puedo escribirte así que me gustaría me escribieras y em dijeras cómo se te puedea ayudar.

un abrazo

Anónimo dijo...

Todo tiene su tiempo,
Y todo lo que se quiere
debajo del cielo, su hora,
Tiempo de nacer y tiempo de morir,
Tiempo de plantar
y tiempo de arrancar lo plantado,
Tiempo de matar y tiempo de curar,
Tiempo de destruír
y tiempo de edificar
Tiempo de llorar y tiempo de reír,
Tiempo de hacer duelo
y tiempo de bailar,
Un tiempo para esparcir piedras
y un tiempo para recogerlas,
Un tiempo para abrazarse
y un tiempo para despedirse,
Un tiempo para intentar buscar
y un tiempo para desistir,
Un tiempo para guardar
y otro tiempo para desechar,
Un tiempo para rasgar
y un tiempo para coser,
Un tiempo para callar
y un tiempo para hablar,
Tiempo para amar
y tiempo de aborrecer,
Tiempo de guerrra y tiempo de paz.
ECLESIASTES 3

Qué difícil vivir intensamente cada "tiempo" sintiendo que, inevitablemente, también existe su contrario, o , mejor, su pareja. Esta pareja de contrarios se llama la Vida. Y esta sabiduría de la vida, es la esperanza.
Tú eres un caminante consumado, profesional, Manuel. No importa detenerse en uno de estos "tiempos", a sufrirlo con toda intensidad, a vivirlo. Ya continuarás camino. Hay esperanza y el mejor de los Guías.
Cuentas con mi oración, y mi confianza en tí.
Un abrazo,
Sol

Anónimo dijo...

Bendiciones y para delante.

Eva.

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.