Seguidores

lunes, 22 de diciembre de 2014

BROTA LA FUENTE DE VIDA

"En el Adviento nos confrontamos claramente con nuestras necesidades y deseos insatisfechos. Miramos por encima de los límites de nuestra vida. La mirada a la tierra prometida hace que crezca en nosotros el anhelo de mudarnos y de no acomodarnos para siempre en lo familiar y conocido.

Quien logra celebrar la expresión de su nostalgia, no tiene necesidad de ahogar sus deseos insatisfechos en refugios enfermizos, y así descubrirá en sí dónde radica el peligro de huír hacia sucedáneos morbosos.

La celebración del Adviento quiere ayudarnos, una vez más, a transformar las huídas en deseos positivos. 

En el tiempo de Adviento, oímos las promesas de Dios tal como los profetas nos las han transmitido. En ellas se nos ha anunciado que las aguas surgirán en medio del desierto, que las espadas se cambiarán en arados y que el lobo y el cordero, la pantera y el cabrito, vivirán juntos pacíficamente. Esto no son ilusiones piadosas con que los profetas quieren arrullarnos; son más bien sueños en los que descubrimos nuestras propias posibilidades.

Si Dios viene, entonces florecerá en nuestro corazón el desierto, brotará en medio de nuestro vacío y sequedad una fuente que nos llenará de vida. Un rocío caerá del cielo y fecundará la tierra. "

ANSELM GRÜN

No hay comentarios:

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.