Seguidores

viernes, 2 de mayo de 2008

Ascensión: despedida y consuelo.

Toda esta semana el pasaje de los evangelios que leemos en la Eucaristía va preparando la fiesta de este domingo: la Ascensión del Señor. Para prepararla, y prepararme para las homilías de este fin de semana (que parecen serán unas cuantas) estuve leyendo en el libro de Anselm Grün que lleva por título "La Resurrección de cada día". Les dejo algunas frases motivadoras:
"Allí donde yo viva y la vida brote en mí, allí veré al Resucitado y experimentaré a Dios".
"En cada despedida existe la posibilidad de algo nuevo".
"Sólo cuando tengamos el valor de trepar por nuestra humanidad, el Cielo se abrirá ante nosotros".
"El Cielo no debe buscarse en cualquier parte, sino en nosotros".
"Tu habitación es el lugar donde Dios vive junto a tí, donde desea platicar contigo, donde sana tus heridas".
"Solo seremos realmente humanos cuando nuestra naturaleza se atreva a dar un paso más allá, hacia el Cielo a donde Jesús ha ascendido en cuerpo y alma"."El gozo agranda el corazón y nos abre al encuentro con las personas".
"La misa puede ser el lugar donde vemos el cielo abierto".
"Un corazón estrecho no puede experimentar el gozo. El gozo sólo existe cuando se ensancha el corazón".
"Vida verdadera es sólo la Vida en Dios".

2 comentarios:

M. Jose dijo...

Hola Manuel, qué tal y cómo lo llevas??
Preciosas las frases de Anselm G.
Las he leído con mucha atención...
Te deseo lo mejor en estos días que estás viviendo.
Un abrazo
Jose

Anónimo dijo...

Cuando profundizamos en los textos bíblicos se abren nuevas ventanas dentro de nosotros, y vemos lo que antes no veíamos.
Gracias por estos pasajes de Grún.

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.