Seguidores

sábado, 31 de mayo de 2008

El amor es nuestra medida.


"La medida de nuestra identidad, de nuestro ser (ambas cosas son lo mismo), es el monto de nuestro amor por Dios. Cuanto más amamos las cosas terrenales, la reputación, la importancia, los placeres, la comodidad y el éxito, tanto menos amamos a Dios. Nuestra identidad se disipa entre cosas que no tienen valor, y nos ahogamos y morimos tratando de vivir de las cosas materiales que nos gustaría poseer o de los proyectos que nos gustaría completar para objetivar la obra de nuestra voluntad. Entonces, cuando llegamos a la muerte, descubrimos que hemos malgastado todo nuestro amor (que es nuestro ser) en naderías y que no somos nada, que somos muerte. Entonces sobre todo, a la terrorífica luz del puro Ser y perfecto Amor, vemos lo detestable que son las naderías, la muerte. Pero si Le amamos y nos perdemos en Él, nos encontramos en Él y vivimos gozosamente por siempre.

Pero la tribulación nos separa de las naderías en que nos consuminos y morimos. Por lo tanto, la tribulación nos da la vida y la amamos, no por amor a la muerte, sino por amor a la vida.

Permíteme, pues, retirar todo mi amor de las cosas dispersas y vanas y situarlo todo en Tí, donde arraigará y vivirá, en lugar de consumirse en la esterilidad.

Mi vida se mide por mi amor a Dios, y este, a su vez, se mide por mi amor al más pequeño de Sus hijos".


Thomas Merton.

3 de septiembre de 1941.

1 comentario:

inés dijo...

P. Manuel,
en el día de la Visitación me llenó de alegría "visitar" el blog y encontrarme con este texto, gracias.
La última frase de Merton me llegó como una consigna para discernir cuál es el "mayor amor" que pide Dios a la Iglesia.... y para seguir meditando en mi vida personal cómo correspondo en el amor a los más pequeños.

Saludos y cuente con mi oración por sus intenciones,

Inés

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.