Seguidores

martes, 27 de mayo de 2008

Estoy de regreso.

En los últimos días no he podido mantener actualizados mis blog de la forma habitual. Diversas razones me lo impidieron, y la última de todas fue la perdida del antivirus. Ya he resuelto el problema, y espero poder volver al ritmo habitual de contactos. En el día de ayer se cumplía aniversario de la Ordenación Sacerdotal de Thomas Merton, y no quiero dejar pasar la ocasión de recordarlo. Yo lo tuve presente al celebrar la Eucaristía, y trataré de incluir algún texto relacionado con la fecha en los próximos días. Esta semana están los Carmelitas Descalzos del Caribe celebrando su Capítulo, y en Cuba se ha quedado un solo fraile en cada casa atendiendo toda la pastoral, por lo que estamos apretados de tiempo. Esperamos, con mucha oración por supuesto, las decisiones de los capitulares respecto al próximo trienio, y especialmente en Cuba queremos seguir trabajando y sembrando nuestro carisma teresiano sanjuanista. A todos los amigos y amigas del blog les he tenido presentes a pesar del obligado silencio, y espero sigamos siendo parte de esta fraternidad espiritual.

“Que el hombre lleve siempre dos bolsillos.
En uno guardará escrito:
No soy más que polvo y ceniza.
Y en el otro:
El mundo no ha sido creado más que para mí”.
(Bounam de Pssiske, autor judío)

“Dios crea el mundo como el mar los continentes: retirándose”
(Rilke)
(Rilke)

No hay comentarios:

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.