Seguidores

viernes, 10 de octubre de 2008

Etty Hillesum. El sentido de la vida.


Etty Hillesum nació en Middlburg (Países Bajos) en 1914. Hija de Louis Hillesum, doctor en Lenguas Clásicas, y Rebeca Bernstein ; perteneció a la burguesía judía de Amsterdam. Tenía dos hermanos, Jaap y Mischa, que murieron junto a ella y sus padres en Auschwintz, el 30 de noviembre de 1943. Sus Diarios recogen, en nueve cuadernos, con una letras pequeña y difícil de leer, la experiencia de una mujer singular, que entre 1941 y 1942, años de guerra, trató de vivirlo todo, desde una especial sensibilidad espiritual y un profundo anhelo de vida.
Los textos que estamos compartiendo están tomados de su Diario, publicados en castellano por ANTROPOS Editorial, 2007.



“Creo que debo hacerlo: por la mañana, antes de empezar a trabajar, “meterme en mi interior”, escuchar lo que hay dentro de mí. Sumergirme dentro de mí misma. También se le puede llamar meditar. Esa palabra me provoca todavía algo de horror. Pero, ¿por qué no? Estar una media hora sola conmigo misma. No es suficiente sólo mover por la mañana en el cuarto de baño los brazos, las piernas y todos los demás músculos. El ser humano se compone de cuerpo y alma. Y una media hora de gimnasia y otra media de “meditación” pueden ser la base de un fundamento sólido para la tranquilidad y la concentración de un día entero”.


“La finalidad de la meditación debería ser: convertirse por dentro en una gran y amplia llanura, sin un alevoso matorral que impida la vista. Que crezca algo de “Dios” dentro de uno mismo, tal como hay algo de “Dios” en la Novena Sinfonía de Beethoven. Que también surja algo de “amor” por dentro, no un amor de lujo de una media hora en el que sumirse con orgullo gracias a un par de sentimientos sublimes, sino un amor con el que poder influir en las pequeñas acciones cotidianas”.

“De nuevo arrestos, terror, campos de concentración; se llevan a cualquier padre, hermana o hermano. Busco el sentido de la vida y me pregunto si no tiene sentido en absoluto. Pero este es un tema que cada uno tiene que arreglar consigo mismo y con Dios. Tal vez cada existencia tenga su propio sentido y se necesite una vida entera para encontrarlo”.

2 comentarios:

M. Jose dijo...

Sigo reafirmando la primera impresión que recogí en tu entrada anterior. De hecho ya hay un libro de esta mujer en camino, con suerte la semana próxima estará conmigo. Ha sido todo un descubrimiento para mí y te doy las gracias por ello.
Te deseo un feliz fin de semana
Un abrazo
MJ

nieves dijo...

Impresionante mujer.
No dejas de sprprendernos Manuel. Muchas gracias siempre.

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.