Seguidores

miércoles, 15 de octubre de 2008

Etty Hillesum...en tiempos difíciles.


"Si sufro por los indefensos, ¿No será por esa parte indefensa que hay en mí misma?

He partido mi cuerpo como el pan y lo he repartido entre los hombres. ¿Por qué no, si estaban tan hambrientos y han tenido que privarse de ello tanto tiempo?

Siempre vuelvo de nuevo a Rilke. Es extraño, era un hombre frágil y escribía muchas de sus obras dentro de los muros de algún castillo, y posiblemente se hubiese derrumbado en las circunstancias en las que tenemos que vivir hoy en día. ¿Pero no es señal de una buena economía, que artistas sensibles en tiempos tranquilos y en circunstancias favorables puedan buscar sin ninguna interferencia la forma más bella y adecuada para sus conocimientos más profundos? A ellos podría dirigirse la gente que vive en tiempos más esforzados y convulsos y encontrar refugio para sus confusiones y preguntas. Ese refugio que muchos no han logrado encontrar porque la energía diaria la reclaman las necesidades cotidianas. En tiempos difíciles se suele tirar por la borda, con un gesto despectivo, los logros espirituales de artistas que vivieron tiempos más fáciles (¿No es ser artista en sí ya muy difícil?). Se rechazan con la siguiente observación: ¿De qué nos sirve todo eso en estos momentos.

Tal vez sea comprensible, pero es mezquino. Y terriblemente empobrecedor.

Una quisiera ser un bálsamo derramado sobre tantas heridas".


Etty Hillesum, Diario.


Este es el final del Diario de Etty Hillesum, así termina, dejándo al lector sumido en una terrible angustia, la de sentirse parte de una humanidad que resulta a menudo, muy a menudo, cruel y absurda. Pero al mismo tiempo esta mujer, llena de fe, de una fe profundamente original, nos ayuda a devolver el corazón a un estado de esperanza. En medio de los tiempos más oscuros, una luz siempre brilla, como aquellas "semillas del Verbo", de que hablaba San Justino, el filósofo martir.

2 comentarios:

M. Jose dijo...

En este momento preciso, espero este maravilloso libro que estoy deseando leer y vivir intensamente...Qué mujer, y qué fuerza...verdad???
ya te comentaré cuando lo lea
Un abrazo y gracias siempre
Mj

Anónimo dijo...

En en los momentos más dificiles cuando el ser humano debe sacar "su humanidad"; digo, que lo más fácil es dejarse vencer, pero hay algo en todos, que solo activan algunos, que revela la verdad de nuestro destino, de nuestra vocación.
Esta mujer es increible, y tiene una mirada profundísima, que alcanza a ver a Dios en medio de un mundo terrible.
Gracias, Manuel, por estos textos

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.