Seguidores

sábado, 18 de julio de 2009

LA VERDAD.

"Quien hoy día quiera luchar contra la mentira y la ignorancia y escribir la verdad, tiene que superar al menos cinco obstáculos. Debe tener el valor de escribir la verdad, a pesar de que en todos sitios se reprima; la perspicacia de reconocerla, a pesar de que en todos sitios se encubra; el arte de hacerla útil como un arma; el buen criterio para elegir a aquellos en cuyas manos se haga efectiva; la astucia de propagarla entre ellos. Estos escollos son considerables para aquellos que escriben bajo el régimen fascista, pero también existen para aquellos que fueron perseguidos o huyeron, e incluso para aquellos que escriben en los países de la libertad burguesa".
Bertolt Brecht

3 comentarios:

SAN dijo...

Precioso y estimulante este fragmento de Brech.
La verdad es un desafío siempre, sobre todo la verdad de nosotros mismos. Es siempre más fácil instalarnos en la comodidad de seguridades y fachadas consistentes. El miedo es también enemigo para el encuentro con la verdad, aliado del sueño de mentiras tranquilizadoras.

Soñamos días de mañana
que nunca llegan.
Soñamos una gloria
que no deseamos.
Soñamos un nuevo día
cuando ese día ya ha llegado.
Huimos de una batalla
en la que deberíamos pelear.
Y sin embargo dormimos.
Esperamos la llamada
sin adelantarnos a ella.
Basamos nuestras esperanzas en el futuro
cuando el futuro no es más que vanos proyectos.
Soñamos con una sabiduría
que evitamos cada día.
Llamamos con nuestras plegarias a un salvador
cuando la salvación está en nuestras manos.
Y sin embargo dormimos.
Y sin embargo dormimos.
Y sin embargo rezamos.
Y sin embargo tenemos miedo.

N.H.KLEINBAUM
(EL CLUB DE LOS POETAS MUERTOS)

Anónimo dijo...

Cierto lo que dice Brecht, y concordante, lo que dijo Cicerón bastante antes: "la verdad se corrompe tanto con la mentira como con el silencio".
Emilio

Carmen dijo...

Cada día que pasa nos acerca más a la verdad de nosotros mismos. Un buen día me dí cuenta que hay que tener fe aunque esta duela.Quiero decir ser fieles a aquella verdad en la que hemos construído nuestra existencia.A pesar de las contradicciones mantener nuestra fe...

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.