Seguidores

sábado, 4 de julio de 2009

Piensa...

"La estrechez de espíritu, unida a una virtud sincera e intransigente, es una de las principales causas de los crímenes del mundo. La historia está llena de hombres virtuosos que constituyeron un peligro para sus semejantes".
Ch. Duquoc.

4 comentarios:

SAN dijo...

Tristemente es cierto. Y también incongruente, sobre todo para los que vivimos la fe cristiana, seguidores de Jesús, el Hombre Libre y luchador por la Justicia.

Anónimo dijo...

Y más peligroso y terrible si esos hombres tienen autoridad civil o religiosa. Cruel. Tiránico.
Pablo

un pueblo que camina dijo...

Gracias, este texto me dio pie para seguir reflexionando en mi compromiso bautismal, y también en la historia y la vida de nuestros pueblos y sus gobernantes.
Copio un texto de TM. que me da luz para asumir con los demás este hoy de la historia y seguir andando.
De LA SENDA DE LA CONTEMPLACIÓN:

"Una vida de santidad e incluso, en cierto sentido, una vida de contemplación debe ser el desarrollo normal de nuestra vocación bautismal. Nadie piense que es un fin exagerado. El Papa Pío XII dice explícitamente en su encíclica Mediator Dei que: "El ideal de la vida cristiana es que cada uno se una a Dios de la forma más profunda y más íntima". El contexto explica que ésta es toda la razón de la vida litúrgica tan múltiple de la Iglesia católica. Al principio de la Menti Nostrae Su Santidad puntualiza también que la caridad perfecta, que abarca todas las virtudes y que constituye la santidad o la perfección cristiana, habría de ser objeto de los esfuerzos constantes de los hombres. El Santo Padre dice: "En cualquier circunstancia que se encuentre el hombre debería dirigir sus intenciones y sus acciones a este fin". Es una frase bien clara. Y que no hace expepciones. Incluye a todos, desde las monjas de clausura, hasta la atareada ama de casa, al sacerdote, al abogado, al doctor, al mecánico, al agricultor. No se exceptúa a nadie. Ningún momento de la vida del hombre está excluído de esta ley. En todo tiempo, cualquiera que sea el sitio donde nos encontremos, o lo que hagamos, nuestras intenciones deberían, al menos virtualmente, ser dirigidas hacia la perfecta unión de amor con Dios, y todas nuestras acciones habrían de llevarnos, de una forma u otra hacia aquel fin. Sin que signifique esto que ya no podamos vivir vidas normales. Pero nuestro trabajo, nuestras obligaciones y nuestros intereses deben transfigurarse por la intención sobrenatural, divinizarse por la caridad de tal forma que nuestra acción más común y rutinaria pueda convertirse en un sacrificio de alabanza a Dios.
Sólo hay un camino por el que pueda conseguirse esto: por una vida de oración". Tomas Merton

En unión de oraciones, saludos
inés

Anónimo dijo...

La reflexión cierta, tan cierta que puede comprobarse cada día en los diarios de la prensa escrita.
La reflexión de la caridad perfecta, traida por inés, no la percibo tan claramente. Es tal vez un fragmento demasiado denso, me pierdo.
Nieves

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.