Seguidores

jueves, 30 de julio de 2009

SILENCIO CREATIVO.

"Imagínense a un hombre a un grupo de personas, solos o juntos en un lugar tranquilo donde no se puede oír la radio ni música de fondo, sentados simplemente una hora, o media hora, en silencio. No hablan. No rezan en voz alta. No tienen en sus manos papeles ni libros. No están escribiendo ni leyendo. No se ocupan en nada. Se limitan a penetrar en sí mismos, pero no para pensar de modo analítico, ni para examinarse, organizarse o planificar algo; simplemente para ser. Quieren estar juntos en silencio. Quieren sintetizar, integrarse a sí mismos, redescubrirse ellos mismos en una unidad de pensamiento, voluntad, entendimiento y amor que vaya más allá de las palabras, más allá del análisis, incluso más allá del pensamiento consciente. Quieren rezar, pero no con los labios sino con sus corazones silenciosos, y más allá aun, con el verdadero fundamento último de su ser. ¿Qué podría mover a la gente de nuestro tiempo a hacer una cosa así? ¿Lo hacen movidos por un sentido de humana necesidad de silencio, de reflexión, de búsqueda interna? ¿Quieren alejarse del ruido y la tensión de la vida moderna, al menos durante un rato, para relajar sus mentes y voluntades, y buscar un sentido bendito y saludable de unidad interior, reconciliación e integración?
Estos son, ciertamente, un buen número de motivos suficientes. Pero para un cristiano aún hay motivos más profundos que estos. Un cristiano puede realizarse a sí mismo, si es llamado por Dios a periodos de reflexión y silencio, de meditación reflexiva y de “escucha”. Nosotros tal vez somos demasiado habladores, demasiado activos en nuestro concepto de la vida cristiana. Nuestro servicio a Dios y a la Iglesia no consiste sólo en hablar y hacer, sino también en períodos de silencio, en los que escuchamos y esperamos. Quizá sea muy importante, en nuestra época de violencia e intranquilidad, redescubrir la meditación, el rezo intuitivo, íntimo y silencioso, el silencio creativo cristiano".
(Thomas Merton, Amar y Vivir).

15 comentarios:

SAN dijo...

¡Vaya,Manuel! Sí que estás creativo, nos has dejado tres bonitas y sustanciosas entradas.Gracias.

La voz más nítida es la del silencio. La palabra más clara nace en el silencio. Las huellas que dejamos se gestan en ese silencio creativo, vivo. Compañía buscada y hallada, por cada uno, en un diferente momento del día. Es en el silencio donde encontramos el sentido y la alegría de vivir dentro de todos los sonidos de la vida.
Dos fragmentos de poemas alusivos al silencio:

A solas, medito,
siento que me crezco.
Le hablo a Dios. Responde,
cóncavo, el silencio.
Pero existe siempre,
firme frente al hueco,
este su seguro
servidor sin miedo.
Gabriel Celaya

Me gustas cuando callas y estás como distante.
Y estás como quejándote, mariposa en arrullo.
Y me oyes desde lejos, y mi voz no te alcanza:
déjame que me calle con el silencio tuyo.
Déjame que te hable también con tu silencio
claro como una lámpara, simple como un anillo.
Eres como la noche, callada y constelada.
Tu silencio es de estrella, tan lejano y sencillo.
Me gustas cuando callas porque estás como ausente.
Pablo Neruda

Anónimo dijo...

El silencio puede ser un enemigo terrible para quien teme verse realmente, sin máscaras. Es más difícil, en ocasiones, escucharse a uno mismo, a nuestro verdadero yo, que a los demás.
Luis S.

Anónimo dijo...

A Dios podemos escucharlo y verlo siempre que estemos dispuestos a ello: en el silencio y en la oscuridad, en el alboroto y en la luz, en el verso y en la prosa. Sólo son necesarios ojos y oídos para el lenguaje del amor.
Carlos

ines dijo...

Para la fiesta de santa Marta (29.7) la Iglesia nos regala un evangelio que encuentro que T.M lo explicó en este breve texto que señala el p.Manuel:

"Nuestro servicio a Dios y a la Iglesia no consiste sólo en hablar y hacer, sino también en períodos de silencio, en los que escuchamos y esperamos".

Sugiere que el cristiano ofrezca las manos como las de Marta y el corazón lleno de "silencio creativo" como el de María, para el servicio a Dios.

Merton transmitió su experiencia personal de Dios a través de sus libros, san Ignacio trasmitió su experiencia de Dios a través del libro de los Ejercicios Espirituales, por ejemplo, y ambos a su estilo llegan a lo mimso: un cristiano está llamado a ser contemplativo en la actividad.

Me alegra encontrar testimonios a lo largo de la historia de la Iglesia que den luz a la hora de discernir y elejir caminos para seguir construyendo el Reino, ojalá que Merton sea más conocido, su forma de llegar creo que puede ayudar a afianzar la fe y la esperanza de mucha gente.

Inés

ver con los ojos del corazon dijo...

De acuerdo contigo, MANUEL...El SILENCIO ES NECESARIO PARA CONTEMPLARLE...PARA ESCUCHARLE...PARA DESIDENTIFICARNOS DE QUIEN CREEMOS QUE SOMOS Y DESPERTAR A NUESTRA REALIDAD PRIMORDIAL : ÉL, EL ESPIRITU EN NOSOTROS.
Y UNA VEZ ANCLADOS EN ÉL ...TODO ACTO , TODA PALABRA SERAN GENERADOS, VIVIDOS Y ENTREGADOS DESDE ÉL Y NO DESDE NUESTRO EGO... POR LO TANTO NO ES NECESARIO FORZARSE A REALIZAR MUCHAS COSAS...TODO PEQUEÑO ACTO SERA ESPONTÁNEO Y CARGADO DE SU SABIDURIA Y AMOR... CREO QUE ELLO ES A LO QUE TENEMOS QUE LLEGAR...
ESTOY LEYENDO DIRECCION ESPIRITUAL Y MEDITACION DE MERTON... BUENO Y PROFUNDO. ACONSEJAME MANUEL ALGUNO EN ESPECIAL. EN BARCELONA SE HAN DE PEDIR Y ME PLANTEO CUÁL VA A SER EL PRÓXIMO.

UN ABRAZO EN LA DISTANCIA APARENTE.

Carmen
concienciaprimordial.blogspot.com

Anónimo dijo...

Silencio positivo. Creativo. De acuerdo, en condición de una psique sana. En el día a día de la psiquiatría vemos demasiadas personalidades que, tras sus acercamientos a distintas filosofías y místicas, esconden desequilibrios primordiales en minúsculas y mayúsculas. Casos verdaderamente clínicos, a los que convendría recomendar, antes que nada,un tratamiento médico. Después que lean, recen, mediten con buda, con Jesús, o consigo mismos.
La espiritualidad lo merece.
Alberto

Anónimo dijo...

William James en sus " Variaciones de la experiencia religiosa, refleja la sutil linea entre enfermedad mental y experiencia mística. De todos los místicos se ha dicho que tenían algun " agujero negro" en su personalidad".Unos y otros tienen experiencia en un estado de conciencia "trans-normal" o supra-normal" La diferencia estriba en que los místicos y las personas de espiritualidad profunda saben " entrar y salir de la experiencia mística a la vida cotidiana: " entre los pucheros anda Dios". El ego delos enfermos mentales se ve "invadido " " atrapado" en su inconsciente, inhabilitándolo para desenvolverse con "normalidad " entre los pucheros" de la vida cotidiana. De ahí que en el zen se diga que hay que tener un ego fuerte para matarlo, o en cristiano morir a si mismo para que sea Cristo quien viva en mi, no yo, Oración humildad, sabio acompañamiento espiritual. Y los problemas psicológicos a tratarlos con profesionales del ramos, que " que consideren la experiencia mística como algo tranpersonal, no una enfermedad psiquica. Afortunamdamente están entre nosotros. Un cordial y orante saludo. Luz

Anónimo dijo...

La verdadera mística. La auténtica y sana espiritualidad existen. Las personas que se sienten aludidas por todo, parece que también.No voy a realizar un diagnóstico de la respuesta de Luz ¿primordial?, sólo apuntar que ya es un paso dejar las mayúsculas.
Saludos también cordiales.
Alberto

Anónimo dijo...

La mística auténtica está más allá de la ciencia. La prepotencia cientifica en un blog de espiritualidad suele chirriar. Por cierto un psiquiatra diagnósticó a Merton desde su optica miope- según han publicado. Quizá encuentre buen material de estudio.
Pablo

Anónimo dijo...

Me parece ridículo, a estas alturas, seguir haciendo una batalla o contraponiendo ciencia y religión. Esto se superó hace ya alguna década.
Por otra parte no veo prepotencia científica en ningún comentario.
Lo que sí que noto en algunos es la respuesta amarga de quien se siente hurgado en alguna herida.
Ernesto

Gabriel Mércuri dijo...

"...Sabemos que podemos
llegar a conocer a otra persona de una forma más profunda en el silencio. El estar en
silencio con otra persona es una expresión profunda de fe y de confianza, y esto ocurre
cuando nos sentimos en confianza. Es cuando no nos sentimos en confianza nos
lanzamos a la plática. El poder estar en silencio con otra persona significa poder estar
realmente con esa persona. No hay nada tan poderoso para crear confianza mutua
entre dos personas que el silencio, que es sencillamente creativo. Nada revela lo in-
auténtico tan dramáticamente como el silencio que no es creativo y que crea miedo..."

El Significado del Silencio
Moment of Christ - The Path of Meditation -
John Main,OSB

Salvador Pérez Alayón dijo...

Creo que no debemos mezclar los trastornos con la meditación. JESÚS fue un hombre de oración y un hombre con los pies en la tierra. Se ve claramente cuando alguien está desequilibrado y se esconde en la mística. Creo que no hace falta decir más.
La oración es la forma de relacionarnos con nuestro PADRE DIOS. Claro, primero hay que creer y tener conciencia de su presencia.
El silencio es otra forma de dialogar, pues cuando me callo escucho al que me habla, en este caso a mi PADRE DIOS. Y en esa línea creo que el silencio nos hace mucha falta, porque cuando callamos empezamos a vernos, si realmente buscamos la verdad, como realmente somos y como quiere nuestro PADRE DIOS como seamos.
Un abrazo en XTO.JESÚS.

Anónimo dijo...

También creo señor Alayón que no se puede considerar a la legislación que despenaliza el aborto y a las mujeres que lo han practicado como los consumadores del mayor genocidio de todos los tiempos. Entre otras, ese es el tipo de catolicismo que se respira en su blog y otros afines.
Alberto

Salvador Pérez Alayón dijo...

Alberto, yo no guzgo a nadie, ni entro a valorar lo que hagan otros, simplemente creo que debo decir la verdad moleste o no moleste. Y la verdad es que interrumpir un embarazo es cortarle la vida a una persona y eso se llama matar. Lo haga quién lo haga, ya sea Gobierno, madres o médicos o padres o sociedad. No se puede suavizar, esconder o darle otro nombre. No se puede condenar el terrorismo y suavizar el aborto, pues ambos son igual de crímenes. Y yo, si soy creyente tengo que decirlo aunque a otros no les guste. La vida no se puede quitar. Precisamente acabo de reflexionar sobre ello: yosoycreyentecatolico.blogspot.com/2009/08/crimen-legalizado.html
Y lo diré siempre que no me tapen la boca. Sólo le pido que haga un esfuerzo mental y se vea en el lugar de muchos niños que en este mismo momento están siendo condenados a morir, como la reflexión de Blanca Jordán de Urríes que me dejó helado. Eso es lo que debemos mirar y no disculpar o suavizar este horrible crimen que hacen otros amparándose en el Gobierno o madres. ¿Qué derecho tienen? ¿Son acaso ellos dueños de la persona que tienen dentro?
No trato de enfrentarme ni de discutir, sólo pretendo dar razones de lo que digo y defiendo sin más. Respeto, pero no comparto aquello que va contra la vida.
Un abrazo.

Salvador Pérez Alayón dijo...

Tengo la duda de que este comentario pueda estar doble, pues cuando lo hacía se produjo algún error y, creo se perdió, pero no estoy seguro. Si aparecen dos ya saben la causa.

Con todo el amor de que en este momento soy capaz, por la Gracia de DIOS, he de decirle, Alberto, que lo que no tiene usted derecho es a juzgar a los demás. Cosa que ha hecho con mis blogs calificándolos de un tipo de catolicismo, supongo que querrá decir, autoritario y dictatorial.
Sin querer no ver la viga que puedo llevar en mis ojos, pues sería necio el hacerlo, si le puedo decir que mis intenciones no son esas. Me esfuerzo en irme purificando en el camino y tratando de ser más generoso y caritativo en la verdad. Ello me lleva a amar en todos los sentidos, incluso a los que no piensan como yo, pero, no por eso, estoy exento de decir la verdad aunque ello derive en malestar para otros. Su posición actual es la causa de muchas separaciones del primado de Pedro, de muchos que han querido pensar según entienden y ven, pero que se apartan de la Verdad Absoluta que es JESÚS. Sólo a ÉL hay que seguir y escuchar, porque ÉL es la verdad. Y es con ÉL y junto a los demás, la Iglesia, donde debemos purificarnos, amarnos y encontrar el Camino desde ÉL. Criticarla, a la Iglesia, no es sino una manera de afirmar mi verdad, y no la Verdad que se encuentra, con todos, en JESÚS.
Supongo que en mis blogs habrá algo positivo y bueno, pues de eso también habrá que hablar; supongo que en mis blogs habrá buenas intenciones, deseos de perdón, de comprensión, de unidad... No se puede ver sólo lo que haya de negativo, que posiblemente lo habrá pues eso confiesa, que se manifiesta por todos ellos, mi condición de pecador, pero lo importante es el deseo de construir y de perfección en JESÚS, no en los hombres.
Espero no se moleste, haga el esfuerzo de comprenderme y busquemos entre los dos la verdad y no nuestros intereses. En este caso busquemos defender a esos niños que, irresponsablemente cooperamos en darle vida, y luego los condenamos a morir.
Un abrazo.

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.