Seguidores

domingo, 30 de agosto de 2009

Espiritualidad cristiana.


Acerca de la espiritualidad cristiana leo actualmente, y me parece de interés compartir algo; se trata de algunos rasgos típicos de esta espiritualidad, elementos que han de estar presentes, o que debemos tener en cuenta en nuestra experiencia espiritual.



1- La espiritualidad cristiana presupone siempre una manera de vivir, y no simplemente una filosofía abstracta o un código de creencias. Ser cristiano es vivir de una manera determinada.

2- Esta manera cririana de vivir es una vida de seguimiento; el cristiano es un discípulo de Jesús. Este es un concepto que tiene muchos matices, pero que puede comprenderse: cristiano es el que sigue a Jesús.

3- La llamada al camino de seguimiento es una llamada a pertenecer a una comunidad. Nada hay en el Nuevo Testamento que sugiera que se trata de una llamada puramente individual. Cada persona ha de responder personalmente a la llamada, pero esto implica que nos unamos al cuerpo de creyentes que testimonia los hechos salvíficos del Señor.

4- El camino de seguimiento en comunidad encuentra su expresión más alta en la participación de la Eucaristía. Es en la fracción del pan donde reconocemos a Cristo.

5- El camino de seguimiento en la comunidad eucarística de creyentes es en el Espíritu.

6- Toda espiritualidad cristiana auténtica tiene que tender la mano a todos, sin tener en cuenta la clase, el género o la condición social.


Estas ideas pueden desarrollarse aun más, pero así como las expongo permiten captar los aspectos básicos de la espiritualidad del cristiano, los que no pueden faltar. Les recomiendo la lectura de este libro:

"Espiritualidad cristiana. Temas de la tradición", autores: Lawrence S. Cunningham y Keith J. Egan, Sal Terrae, 2004.

Recoge los temas fundamentales de la espiritualidad cristiana, en diez capítulos, con abundantes referencias a Thomas Merton. Está presentado como un manual, que se lee con facilidad y nos introduce en los fundamentos de la experiencia espiritual cristiana.

5 comentarios:

SAN dijo...

Sumos a estas ideas que has dejado las de Pagola. Creo que ambas son interesantes y dan lugar a buenas relfexiones.
CLAVES DE LA ESPIRITUALIDAD DE JESÚS
José Antonio Pagola Elorza
Director del Instituto de Teología y Pastoral de San Sebastián
Voy a tratar de situar el contenido y el alcance de mi ponencia haciendo unas breves anotaciones:
«Espiritualidad» es una palabra desafortunada. Casi siempre se la vincula con la religión, y para muchos significa algo alejado de la vida real, algo inútil que no se sabe exactamente para qué puede servir. Lo que interesa es lo concreto, lo práctico, lo material, no lo «espiritual».
Sin embargo, el «espíritu» de una persona es algo muy valorado incluso en la sociedad actual, pues indica lo más hondo de su propio ser: sus motivaciones últimas, su ideal, la pasión que lo anima, la mística por la que vive y trabaja, lo que contagia a los demás, lo que esa persona va poniendo en el mundo.
La «espiritualidad» en su sentido más amplio consiste en vivir realmente con espíritu, no de forma inconsciente, automática, vacía. Según sea el «espíritu» que inspira e impregna nuestros proyectos y compromisos, así será nuestra espiritualidad. Se puede vivir con «espíritu franciscano» o con «espíritu capitalista».
La espiritualidad no es patrimonio de las religiones. Cualquier persona que vive con hondura y calidad humana su existencia, vive con una determinada espiritualidad que motiva su vida, inspira su comportamiento y configura sus valores y el horizonte de su ser.
Sin embargo, es cierto que la espiritualidad es algo muy propio de la experiencia religiosa. La religión sitúa al ser humano frente al misterio último de su existencia, invita a descubrir el verdadero sentido de la vida y a tomar opciones fundamentales; ¿cuál es nuestro Dios? ¿Cuál es el centro de nuestra vida? ¿Dónde ponemos nuestra última esperanza?
Los cristianos hablamos hoy de diferentes escuelas o corrientes de espiritualidad: espiritualidad luterana, calvinista o católica; espiritualidad monástica, laical, familiar, sacerdotal; espiritualidad benedictina, ignaciana, teresiana. Como es obvio, la espiritualidad cristiana consiste en seguir a Jesús de manera que su experiencia de Dios y su Espíritu sean los que configuren nuestra vida. Esto es lo que diferencia la espiritualidad cristiana de la budista, la judía o la islámica.
No hay un camino hecho en la espiritualidad. El itinerario espiritual de cada persona es una aventura inédita y original de cada uno. Si queremos vivir una espiritualidad viva y actualizada en nuestro tiempo, tendremos que estar muy atentos y muy abiertos al Espíritu que animó a Jesús.
Vamos a aproximarnos a espiritualidad de Jesús. No es mi intención detenerme a estudiar cómo esa espiritualidad se enraíza en la experiencia religiosa de su pueblo, cómo se alimenta en el espíritu de los profetas de Israel y de los grandes orantes de los salmos; tampoco voy a hablar directamente de la oración de Jesús, sus rasgos principales, su búsqueda de silencio y recogimiento, su capacidad de conjugar la dimensión contemplativa y una intensa actividad.
Voy a hablar solamente de las claves de la espiritualidad de Jesús. Nos vamos a centrar en lo esencial. Las preguntas que están en el trasfondo de esta exposición son las decisivas: ¿qué experiencia de Dios tiene Jesús?, ¿quién es Dios para él? ¿cómo se sitúa ante su misterio? ¿cómo le vive a Dios? y ¿cómo esa experiencia de Dios inspira y marca toda su vida?

SAN dijo...

1. Buscar el reino de Dios y su justicia
Jesús no es un hombre disperso, atraído por diferentes intereses, sino una persona profundamente unificada en torno a una experiencia nuclear: Dios, el Padre bueno de todos. Es él quien unifica su intensa actividad, inspira su mensaje y polariza todas sus energías. Captar las claves de la espiritualidad de Jesús exige captar cómo vive Jesús de esa experiencia de Dios.
Hay algo que se percibe enseguida. Para Jesús, Dios no es una teoría, sino una experiencia. Nunca propone una doctrina sobre Dios. Nunca se le ve explicando su idea de Dios. Para Jesús, Dios es una presencia cercana y amistosa que transforma todo su ser y le hace vivir buscando una vida más digna, amable y dichosa para todos, empezando por los últimos.
Jesús no pretende en ningún momento sustituir la doctrina tradicional de Dios por otra nueva. Su Dios es el Dios de Israel: el único Señor, creador de los cielos y de la tierra, el salvador de su pueblo querido. Nunca discute Jesús con ningún sector judío sobre Dios. Todos creen en el mismo Dios.
La diferencia está en que los dirigentes religiosos del pueblo asocian a Dios con su sistema religioso y no tanto con la vida y la felicidad de la gente. Lo primero y más importante para ellos es dar gloria a Dios observando la ley, respetando el sábado y asegurando el culto del templo. Jesús, por el contrario, asocia a Dios con la vida: lo primero y más importante para él es que los hijos e hijas de Dios gocen de una vida digna y justa. Esto es lo nuevo. Jesús implica a Dios no con la religión, sino con la vida. Lo más importante para Dios es la vida de las personas, no la religión. Los sectores más religiosos de Israel se sienten urgidos por Dios a cuidar la religión del templo y la observancia de la ley. Jesús, por el contrario, se siente enviado por Dios a promover su justicia y su misericordia.
Lucas ha captado muy bien la espiritualidad de Jesús cuando lo presenta en la sinagoga de Nazaret aplicándose a sí mismo estas palabras del profeta Isaías: «El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me han ungido. Me ha enviado a anunciar a los pobres la Buena Noticia, a proclamar la liberación a los cautivos y la vista a los ciegos, para dar la libertad a los oprimidos y proclamar un año de gracia del Señor» . A Jesús el Espíritu de Dios lo impulsa a introducir en el mundo la «Buena Noticia» para los pobres, «liberación» para los cautivos, «luz» a los ciegos, «libertad» a los oprimidos, «gracia» a los desgraciados. La escena es probablemente una composición de Lucas, pero recoge muy bien el Espíritu que anima a Jesús. La espiritualidad cristiana empuja, antes que nada, a promover una vida más liberada, más sana, más dichosa. Es lo que más agrada a Dios.
Por eso, el centro de la espiritualidad de Jesús no lo ocupa Dios propiamente, sino el «reino de Dios». Jesús no separa nunca a Dios de su reino. No puede pensar en Dios sin pensar en su proyecto de trasformar el mundo. No invita a la gente a buscar a Dios simplemente, sino a «buscar el reino de Dios y su justicia» . No llama a «convertirse» a Dios sin más, sino que pide a todos a «entrar» en el reino de Dios.
Jesús no contempla a Dios encerrado en su propio mundo, aislado de los problemas de la gente; lo siente comprometido por un mundo más humano. Lo vive como la presencia buena de un Padre que se está introduciendo en el mundo para humanizar la vida. Por eso, para Jesús, el lugar privilegiado para vivir a Dios no es el culto, ni tampoco el desierto, sino allí donde se va haciendo realidad su reino de justicia.
Resumiendo. La espiritualidad de Jesús está centrada en el reino de Dios, es decir, se alimenta de un Dios que sólo busca una humanidad más justa y más feliz, y tiene como centro y tarea decisiva construir una vida más humana, tal como la quiere Dios. Cualquier espiritualidad que quiera llamarse y ser cristiana tendrá que seguir a Jesús por los caminos del reino de Dios.

ines dijo...

Gracias Manuel por el libro sugerido y la reflexión sobre la espiritualidad cristiana, lo compartido por San ahonda el tema que se viene dando acá en el blog, es interesante, aclara el camino, gracias San.

Agrego el tema del discernimiento espiritual, con el título de un libro:"La mesa del banquete del Reino. Criterio fundamental de discernimiento". Cabarrús, sj.
En la contratapa se lee:"Este libro presenta una serie de enfoques sobre el tema del discernimiento cristiano. El discernimiento es una actitud básica que nace de una opción por la vida propia y por la vida de los demás, especialmente de las personas necesitadas. Lo cristiano de este discernimiento tiene que ver con el Reino de Dios. Este Reino es como un banquete en cuya mesa se experimentan la alegría, la paz y la solidaridad. La mesa del banquete, con todo, se sostiene en cuatro actitudes básicas: la justicia solidaria, la alegre misericordia, el amor sano a nosotros mismos, y el estar dispuestos a ser mal vistos por el poder de este mundo precisamente por llevar a cumplimiento todo lo anterior. Todo lo que esté orientado hacia esa mesa del banquete, tenemos la certeza de que está impulsado por Dios y de que redundará en nuestro propio bien y sobre todo en el de las personas que sufren".

La mesa del banquete del Reino:la Eucaristía, en un breve texto de TM:
"La expresión más exacta del ideal que propone la Iglesia es nada menos que la transformación mística en Cristo. El medio principal de esta transformación es el Santo Sacrificio de Cristo"."La senda de la contemplación, capítulo:"Oración pública y sacrificio".

Eucaristía es la acción de gracias en la que nos unimos los cristianos para seguir andando.
un saludo fraterno,
inés

Anónimo dijo...

Se agradecen los comentarios que añade San, pero la entrada, creo, lo presenta mejor: sencillo, concreto y claro. Más allá de posturas teológicas ha de haber unos puntos comunes, imprescindibles, y eso es lo que aporta la entrada. En cualquier postura han de estar presentes estos puntos para ser llamada cristiana.
Héctor.

SAN dijo...

(Continuación de la conferencia de Pagola, Claves sobre la espiritualidad de Jesús.) He visto que, por error, no la había subido completa.
2. Experimentar a Dios como Padre
La espiritualidad de Jesús está alimentada, sostenida y animada por la experiencia de Dios Padre. Esta experiencia marca toda su vida al servicio del reino de Dios. Jesús vive plenamente para el reino desde una actitud de confianza total en Dios y de disponibilidad incondicional. Una espiritualidad donde falten estos dos rasgos básicos no es todavía la espiritualidad de Jesús.
3. Acoger la bondad de Dios
Éste no es el Dios vigilante de la ley, atento a las ofensas de sus hijos, que hace pagar a cada uno su merecido y no concede el perdón si antes no se han cumplido escrupulosamente unas condiciones. Éste es el Dios del perdón y de la vida; no hemos de humillarnos o autodegradarnos en su presencia. Al hijo no se le exige nada. Sólo creer en el Padre. Cuando Dios es captado como poder absoluto que gobierna y se impone por la fuerza de su ley, emerge una espiritualidad regida por el rigor, los méritos y los castigos.
Cuando Dios es experimentado como bueno, cercano y compasivo con todos, nace una espiritualidad fundada en la confianza, el gozo y la acción de gracias. Dios no aterra por su poder y su grandeza, seduce por su bondad y cercanía. Lo decía Jesús de mil maneras a los enfermos, desgraciados, indeseables y pecadores: Dios es para los que tienen necesidad de que sea bueno.
4. Vivir animados por el Espíritu de Dios
El Espíritu de Dios conduce a Jesús a acoger a los excluidos. No puede ser de otra manera. Su experiencia de Dios es la de un Padre que tiene en su corazón un proyecto integrador donde no haya privilegiados que desprecian a indeseables, santos que condenan a pecadores, puros que se separan de impuros, varones que someten a mujeres, fuertes que abusan de débiles, adultos que dominan a niños. Dios no bendice la exclusión ni la discriminación, sino la igualdad y la comunión fraterna y solidaria. Dios no separa ni excomulga, sino que abraza y acoge. Por eso, Jesús acoge a las mujeres, se acerca a los impuros, toca a los leprosos y promueve una «mesa abierta» a pecadores, indeseables y excluidos, como símbolo de la comunidad fraterna que quiere Dios. La espiritualidad de Jesús es una espiritualidad de comunión, no de separación y exclusión. Quien vive de su Espíritu crea igualdad, fraternidad, acogida, apertura. Es un error construir la comunión excomulgando a los indignos. No responde al Espíritu de Jesús.
Lleno de Espíritu de Dios, Jesús se atreve a desenmascarar los mecanismos de una religión y de una espiritualidad que no estén al servicio de la vida. Cuando una religión hace daño, no promueve la vida y hunde a las personas en la desesperanza, queda vacía de autoridad, pues no proviene del Dios de la vida. No hay leyes de Dios intangibles si de hecho hieren a las personas ya de suyo tan vulnerables. La actuación de Jesús es firme y clara respecto a la ley sagrada del sábado: no se puede dejar a alguien sin curar, porque así lo pide la supuesta observancia del culto. Para el Dios de la vida, ¿no será precisamente el sábado el mejor día para restaurar la salud y liberar del sufrimiento? La posición de Jesús quedó grabada para siempre en una sentencia suya inolvidable: «Dios creó el sábado por amor al hombre y no al hombre por amor al sábado» .
Movido por este Dios de la vida, Jesús se acerca a los olvidados por la religión. Su verdadera voluntad no puede quedar acaparada por una casta de piadosos o por una clase sacerdotal de controladores de la religión. Dios no da a nadie poder religioso sobre los demás, sino fuerza y autoridad para hacer el bien. Con ese Espíritu actúa siempre Jesús: no con poder autoritaro e imposición, sino con fuerza curadora. Jesús libera de miedos generados por la religión, no los introduce; hace crecer la libertad, no las servidumbres; atrae hacia el amor de Dios, no hacia la ley; despierta el amor, no el resentimiento. Quien vive de su Espíritu, sigue sus pasos.

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.