Seguidores

jueves, 13 de agosto de 2009

¿Me pueden ayudar?

En una parte de mi trabajo sobre TM hago la siguiente afirmación:
"En una época en la que el mayor reto que enfrenta la Iglesia no es el ateísmo, tras la caída del mundo comunista en la última década del pasado siglo, sino el “espiritualismo”, es importante insistir en la dimensión eclesial y social de la santidad cristiana: la búsqueda personal de la santidad está siempre vinculada a la santidad y plenitud de la Iglesia y de la humanidad, es un camino relacional, de apertura al otro, en el que se busca vivir plenamente el mandamiento del amor, a Dios y al prójimo".
( Lo anterior está fundamentado en una afirmación de Thomas Merton en la década del 60 del pasado siglo, que con una visión de luz larga, comprendió que el peligro para la fe y la Iglesia vendrían sobre todo de una errada comprensión del mensaje de Jesús y de interpretaciones fundamentalistas y alienantes de lo religioso; la proliferación de sectas en América Latina o las propuestas “espirituales” de la llamada “Nueva Era” lo confirman y hacen más actual. De hecho se pretende vivir lo espiritual al margen de cualquier institución, lo que han llamado algunos “religión a la carta”; o también al margen de los problemas reales y concretos de nuestro mundo).
Resulta que no consigo encontrar la cita en cuestión, que me parece la leí en los "Diarios". ¿Alguno de los amigos o amigas del blog puede ayudarme a localizar esa frase?

5 comentarios:

Inés dijo...

P.Manuel, a mi entender me parece que lo siguiente tiene que ver con los errores que pueden llegar a darse en la actualidad en relación a la comprensión del camino de santidad en la Iglesia:
En "La senda de la contemplación"
.-en el capítulo:"La renuncia y el cristiano" describe el "angelismo" y el "humanismo"; el "quietismo" como contrario a la contemplación verdadera.
.-en el capítulo: ¿qué es la contemplación?" escribe:
"...Derramando su sabiduría en nuestra alma, realiza la obra más grande de su amor, forma el modelo perfecto de Cristo, su Verbo encarnado en nosotros, y perfecciona su Iglesia a través de cada una de las cosas que le permitimos realizar con la colaboración de nuestra voluntad libre, transformada y elevada por El....Esta es la gran obra de su amor, que está llamada a derrocar a los poderes del mundo en el momento en que parezcan triunfar. ...que se realizará en muchos hombres y mujeres que pasan inadvertidos, débiles y desconocidos, cristianos despreciados por el mundo...En estas almas Cristo encenderá en los últimos días del mundo el fuego de una gran caridad para compensar el amor que se ha entibiado en las almas de los señores de la tierra".

Termina el capítulo con una oración a la Trinidad muy linda:
..."haznos dóciles instrumentos de tu santa Voluntad en la simplicidad y en la verdad para que el resplandor de tu Hijo Jesús pueda brillar en nuestras vidas y darte gloria".

Buena jornada para ti y para todos los amigos en el Señor Jesús, que son los amigos de TM, eso creo.
inés

Salvador Pérez Alayón dijo...

Creo y estoy de acuerdo que el peligro se cierne en un abandono de la espiritualidad y que eso conlleva que cada uno elija la suya propia. Creo que la respuesta del joven rico es la que el mundo hoy se inclina a dar, incluso dentro de muchos sectores de la propia Iglesia.
Ahí se cultiva el relativismo que fundamenta el camino a tomar por cada uno. Y el hombre se pierde, se pierde como en Babel.
Sólo por el camino de la Iglesia vinculado a una dimensión comunitaria eclesial podemos encontrar la Verdad que JESÚS nos transmitió con su vida y ejemplo: "amesen como YO los he amado".
Un abrazo en XTO.JESÚS.

Anónimo dijo...

Siempre que se puede, vaya o no vaya, algunos se apuntan al relativismo y al "miedismo".
Respecto al post, la ayuda, lo siento mucho Manuel, pero no domino la bibliografía de Merton y no puede decirte a qué obra pertenece.
Me sirve, sin embargo para decirte, que sigas en el camino que a otros les preocupa por su relativismo.
Emilio

Manuel. dijo...

TM no se refiere en este texto a una falta de espiritualidad, sino todo lo contrario, a un exceso tal que de espiritualidad se convierte en "espiritualismo", que es igual a aislamiento, angelismo, alienación, ignorancia crasa de los problemas del mundo. El peligro que veo en ciertas corrientes espirituales no es la diversidad o la diferencia, sino que alienan al hombre de sí mismo, de su realidad, de sus semejantes y de su historia. A eso, entiendo, se refería Merton. El problema de hoy no es que no se crea, sino, al contrario, que la gente parece creer en cualquier cosa, por poco seria que parezca.

Anónimo dijo...

Señor Perez Alayón, se le ve su clase de espiritualidad. Siempre llevando el cordero a su terreno... El que no conozca su espiritualidad que visite sus blog. Ya ve le hayo publicidad.
Yo también siento no poder ayudarte, Manuel. Y como te dicen otros, sigue por tu camino, no cambies, a pesar de los anuncios apocalíticos de las torres de Babel...
Saludos. Alberto

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.