Seguidores

jueves, 25 de noviembre de 2010

El CRISTIANO Y EL TIEMPO

“La liturgia acepta nuestra experiencia común y cotidiana del tiempo: amanecer, mediodía, atardecer; primavera, verano, otoño, invierno. No hay razón para que la Iglesia en su oración haga de otro modo con el tiempo, por la simple razón de que la Iglesia no tiene ninguna discordia con el tiempo. La Iglesia no lucha contra el tiempo. El cristiano no considera, o al menos no necesita considerar al tiempo como un enemigo. El tiempo no le hace ningún daño, el tiempo no se interpone entre él y nada que desee. El tiempo no le priva de nada que atesore.
Para comprender la actitud del cristiano y de la Liturgia respecto al tiempo debemos tener una profunda comprensión de la esperanza cristiana y la confianza cristiana. Fundamentalmente, el cristiano está en paz con el tiempo porque está en paz con Dios. No necesita ya tener temor y desconfianza ante el tiempo, porque ahora comprende que el tiempo no es usado por un hado hostil para determinar su vida en algún sentido que él mismo nunca puede saber, y para el cual no puede prepararse adecuadamente. El tiempo ahora ha llegado a un entendimiento con la libertad del hombre. Cuando el hombre no está libre de pecado, el tiempo es enemigo suyo porque cada momento es una amenaza de destrucción: cada momento puede ser aquel en que la irrealidad que ha elegido el hombre, al pecar, se enfrente con el reproche cataclísmico, demostrándosele que es el fruto de la servidumbre, la renuncia a la libertad, la entrega a la determinación por parte de fuerzas inferiores al hombre.
Pero cuando el hombre recobra, En Cristo, la libertad de los hijos de Dios, vive en el tiempo sin predeterminación, porque la gracia siempre ha de proteger su libertad contra la tiranía del mal. El cristiano sabe entonces que el tiempo no murmura una amenaza tácita de esclavización y de destrucción final. El tiempo, al contrario, deja margen a su libertad y a su amor. El tiempo deja libre juego a la gratitud y a ese sacrificio de alabanza que es la plena expresión de la filialidad cristiana en el Espíritu. Dicho de otro modo, el tiempo no limita libertad, sino que le da margen para su ejercicio y para la elección. El tiempo para el cristiano, entonces, es la esfera de su espontaneidad, un don sacramental en que puede permitir a su libertad que se despliegue en alegría, en el virtuosismo creativo de elección que siempre tiene la bendición de la plena conciencia de que Dios quiere que sus hijos sean libres, de que se siente glorificado porque sean libres. Pues Dios se complace, no en dictar soluciones predeterminadas a acertijos providenciales, sino en dar al hombre la oportunidad de elegir y crear por sí mismo soluciones que son gloriosas en su misma contingencia”.

Thomas Merton
Tiempos de celebración”.

2 comentarios:

San dijo...

Para mí,el tiempo cristiano es tiempo, de amor y de amar, sin tiempo. Somos creación amorosa y libre. Creación delegada. Dámaso Alonso lo dice de forma muy hermosa en el poema titulado así.

CREACIÓN DELEGADA
Qué maravilla, libertad.
Soy dueño de mi albedrío.
Me forjo (y forjo) obrando.
Yo me esculpo, hombre libre.
Pero, ando.
Hablo, callo,
me río, pongo ceño,
yo, Dámaso, cual Dámaso.

Pequeño agente, yo,
del Dios enorme,
cuando pienso, obro, río.
Creación creando
le prolongo a mi Dios
su fértil sueño.

Dios me sopla en la piel
la vaharada creadora.
Padre, madre, sonriente,
se mira (¡Vamos! ¡Ea!)
en mis pinitos.

Niño de Dios, Creación
plasmado de nada,
yo, punto libre,
voluntad crujiente
entre atónitos
orbes infinitos.

ines dijo...

"Dios se complace, no en dictar soluciones predeterminadas a acertijos providenciales, sino en dar al hombre la oportunidad de elegir y crear por sí mismo soluciones que son gloriosas en su misma contingencia”.TM

El dinamismo de la gracia nos va transformando en la medida que confiemos cada vez más en el Dios de la vida y de la esperanza que nunca termina. TM nos invita a elegir ser libres en la esperanza, como también muchas personas de oración, dejo aquí unas palabras del p. Arrupe sj que me dió una de nuestras hermanas de comunidad hace un par de días:
"Vivo la presencia real de Cristo, de mi amigo, alter ego, de mi gran jefe y, al mismo tiempo, mi íntimo confidente. La obra es de los dos: El me comunica sus planes, sus deseos, a mí me toca colaborar "externamente en sus planes, que El ha de realizar internamente con su gracia.
Qué obra tan grande la que pone en mis manos. Eso exige una unión de corazones completa. una identificación absoluta. ¡Siempre con El!¡Y El nunca se apartará! yo tengo que mostrarle confianza y fidelidad. Nunca separarme de El. La raíz está en el "amor de amistad". en ese sentirse el "alter ego" de Jesucristo. Con una humildad profundísima, pero con una alegría y fidelidad inmensas tambié. Yo siempre con El Siempre colgado de sus labios y de sus deseos. ¡Qué vida tan feliz!¡Gracias, Dios mío! ¡¡Aquí me tienes, Señor!!.

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.