Seguidores

martes, 19 de abril de 2011

SEMANA SANTA: Cristo se ha entregado por completo

“Al despojarse de Sí mismo para venir al mundo, Dios no se ha limitado a mantener Su realidad en reserva, en lugar seguro, ni ha manifestado una especie de sombra o símbolo de Sí, sino que se ha despojado de Sí mismo y es todo en Cristo. Cristo no es simplemente la punta del dedo meñique de la Divinidad moviéndose por el mundo, retirándose con facilidad y no viéndose nunca amenazado, no arriesgando nunca verdaderamente nada, sino que Dios ha actuado y se ha entregado por completo. No sólo se ha hecho uno de nosotros, sino incluso nuestro mismo yo”.

(Diarios, 25 de marzo de 1960)

 

“Jesús, ya no quiero tener nada que ver con un amor que olvida que nació en el dolor y, por tanto, olvida ser agradecido”.

(18 de marzo de 1950)

Thomas Merton




2 comentarios:

San dijo...

La prueba más impresionante, para mí, de la total entrega de Dios es, precisamente, el despojamiento de su grandeza y poder en Cristo. Completamente humano, en su divinidad, para venir a la vida y para pasar a la Vida.

Candela dijo...

Lo más grande de este mundo es poder contar con un amigo que no te traicionará jamás y a pesar de su dolor por haber sido entregado al dolor y al sufrimiento....aún me sigue queriendo!!!! Jesús es mi único amigo que le puedo contar todo, llorar mis penas , reir mis alegrías y preguntarle mis dudas ; solo Él puede darme una respuesta que la pone en mi corazón < yo seré la responsable de dejarme guiar o ignorar su acto de amor > un saludo a todos los que aún no han perdido la esperanza y la ilusión de seguir un camino " el camino de Jesús "

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.