Seguidores

martes, 4 de octubre de 2011

COMENZAR A VIVIR

“La solución al problema de la vida es la vida misma. La vida no se realiza mediante el razonamiento y el análisis, sino ante todo viviéndola. Pues mientras no comenzamos a vivir, nuestra prudencia carece de material sobre el cual trabajar. Y a menos que hayamos comenzado a fallar, no tenemos manera de elaborar nuestro éxito”. (Thomas Merton, Pensamientos en la soledad, 63, Lumen)

“Vivir es el ajuste constante del pensamiento a la vida y de la vida al pensamiento, de modo tal que siempre estamos creciendo, siempre experimentamos cosas nuevas en lo viejo y cosas viejas en lo nuevo. Por eso la vida siempre es nueva”. (Thomas Merton, Pensamientos en la soledad, 24, Lumen)


“Diferencia entre una vocación y una categoría. Aquellos que realizan su vocación de santidad, o que la están realizando, son por ese mismo hecho inclasificables. No calzan en categorías. Si se usa una categoría para hablar sobre ellos resulta preciso calificar la aseveración de inmediato, como si ella perteneciera a alguna categoría absolutamente distinta. En el hecho real, no poseen categoría, son particularmente ellos mismo, por esto a los ojos de los hombres no se los considera como merecedores de gran amor y respeto porque su individualidad es un signo de que son enormemente amados por Dios y que sólo Él conoce su secreto, que es demasiado precioso para ser revelado a los hombres”. (Thomas Merton, Pensamientos en la soledad, 60, Lumen)


“Un hombre sabe que ha encontrado su vocación en el momento en que cesa de pensar cómo vivir y comienza a vivir”.

(Thomas Merton, Pensamientos en la soledad, 73, Lumen)

2 comentarios:

San dijo...

Colosal la significación de la frase final de la entrada, quizás por eso la hayas elegido como titular, Manuel.
Descubrimos la vocación cuando empezamos a vivir. Totalmente de acuerdo, porque además creo que la auténtica y real vocación, común a todo ser humano, es vivir de verdad. Y cuando uno vive lo nota, se da cuenta, lo experimenta. No hacen falta “certificados oficiales” de ninguna clase, provengan de las instancias que provengan.

Anónimo dijo...

Voy a vivir la vida, dice alguna gente cuando se propone justamente lo contrario: aturdirse, olvidarla. Llenarse de urgencias, no pararse a disfrutarla en cada detalle, a saborear la paz,(o la inquietud), la alegria o el sufrimiento que nos depara cada dia. Puede pasarle entonces como al hombre del poema agridulce de Armando Tejada Gomez

EL BIENAVENTURADO

Aquel hombre de enfrente,
simple de corazon,
agonizo sus anhos
corriendo a tres empleos.
Un dia simplemente
su simple corazon
le estallo en una esquina
y desperto en el cielo.
Dios, bonachon y antiguo,
ke dio la bienvenida
palmeandolo y diciendo
Que cuenta de la vida?
y aquel hombre de enfrente,
simple de corazon,
se quedo boquiabierto
y pregunto QUE VIDA???

Merton nos propone aqui las mejores opciones para vivir la vida de verdad. Gracias, Manuel.
Un abrazo,
Sol

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.