Seguidores

jueves, 16 de enero de 2014

CONTEMPLACIÓN: UNIDAD, NO AISLAMIENTO

"La vida contemplativa es fundamentalmente una vida de unidad. El contemplativo es aquel que ha trascendido las divisiones para alcanzar una unidad que trasciende la división. Es cierto que al principio ha de apartarse hasta cierto punto de las actividades cotidianas de los demás. Que ha de recogerse y mirar dentro de él para encontrar el centro interior de la actividad espiritual que es inaccesible mientras uno esté inmerso en los asuntos exteriores de la vida. Pero una vez ha encontrado su centro, es muy importante que se dé cuenta de lo que ha de hacer a continuación.
 Gran parte de los contemplativos frustrados son personas que consiguieron apartarse de las distracciones exteriores y llegar al centro espiritual de su ser. Conocieron por un momento a Dios y las posibilidades de la vida contemplativa. Pero habían imaginado que la forma de vivirla era estar sentados inmóviles, replegados en sí mismos, acariciando la experiencia interior que habían descubierto. Y esto fue un error fatal, porque aísla al contemplativo en su interior y lo desconecta de otras realidades. Y al aislarse, se enfrasca y se absorbe a sí mismo. Su introversión lo encierra en una especie de aletargada cárcel, lo cual constituye por supuesto una ruina para toda verdadera contemplación".

Thomas Merton
"La experiencia interior"

No hay comentarios:

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.