Seguidores

martes, 14 de enero de 2014

ALGUNAS REFLEXIONES SOBRE LA PERSONA HUMANA.....

  
1. La más importante de todas nuestras percepciones es la forma de percibirnos a nosotros mismos. Nuestras vidas están configuradas por el modo en que nos percibimos y visualizamos. Vivimos y morimos de acuerdo a nuestra autopercepción. 

2. Pero nuestra percepción de la realidad es siempre incompleta Cada uno de nosotros ha visto una parte de la verdad y la belleza que el otro no ha sido capaz de ver. Nuestra mirada distorsiona a menudo la realidad, la polariza, por ello si queremos cambiar (crecer), primero tiene que producirse un cambio en nuestra visión o percepción fundamental de la realidad.

3. Una auténtica y plena vida humana se asienta sobre tres factores: la dinámica intrapersonal, las relaciones interpersonales y el marco de referencia. Esta última es la percepción básica de la realidad por la que integramos, valoramos e interpretamos a nuevas personas, acontecimientos e ideas. Aquí es muy importante la flexibilidad con que una persona es capaz de integrar lo nuevo que va apareciendo en su vida.

4. Pregunta fundamental que acompaña el propio descubrimiento, crecimiento y maduración de un ser humano: ¿Quién soy yo? Desde muy pequeños vamos conformando nuestra VISIÓN de la realidad. En la medida en que crecemos vamos desarrollando un repertorio de acciones psicológicas de adaptación a la realidad. Con nada nuevo descubrimiento ha de reajustarse. Así iremos formando nuestra interpretación personalizada de la realidad.

5. Todos somos únicos e irrepetibles, un misterio, creados a imagen y semejanza de Dios. Pero sólo podemos conocernos a nosotros mismos cuando nos reflejamos en los ojos de los demás. Así, nuestra dotación básica de autoestima es, en gran parte, un regalo que recibimos: primero, de nuestros padres, luego de maestros y amigos. Necesitamos desesperadamente ver en el espejo de los ojos ajenos nuestra bondad y belleza si queremos ser verdaderamente libres.

(Notas tomadas a partir de la lectura de John POWELL)

No hay comentarios:

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.