Seguidores

sábado, 18 de enero de 2014

ALGUNAS REFLEXIONES SOBRE LA PERSONA HUMANA...2

1. La mayoría de nosotros, sin embargo, ha percibido que el amor que los demás nos ofrecen es siempre condicional, que se manifiesta cuando satisfacemos sus condiciones y desaparece cuando dejamos de hacerlo. Así, concluimos (aprendemos) que lo que somos está condicionado por lo que hacemos y sus resultados. Concluimos entonces que nuestro valor está, de cierto modo, fuera de nosotros mismos. Dentro no hay motivo alguno para el amor, el aprecio, la estima; no hay ocasión para la celebración.

2. Cuando el merecer el amor es cuestión de aprobar exámenes y satisfacer condiciones, comenzamos a experimentar más fracasos que éxitos. Y ante la experiencia del fracaso repetido, aparecen el conflicto, el miedo, la frustración, el dolor y, por último, alguna forma de auto rechazo o aborrecimiento. Así pasamos el resto de nuestra vida intentando escapar de ese sufrimiento a través de alguna estratagema: adoptamos apariencias que agraden a los demás y nos proporcionen la aceptación que buscamos, renunciamos a ser nosotros mismos y jugamos a ser alguien distinto, alguien digno de reconocimiento y amor.

3. Todos tenemos en nuestro interior muchas cosas que nos gustaría compartir: tenemos nuestro pasado secreto, nuestras secretas vergüenzas y sueños fallidos; pero, por muy grande que sea esa necesidad y deseo de compartir, nos frenan nuestros temores y los riesgos que ello supondría. Nada me hace más ser quien soy que todo eso que escondo, pero al mismo tiempo algo me frena: ¿Qué pensarán los otros de todo eso? La persona que tiene una buena imagen de sí misma, que se acepta a sí misma real y verdaderamente, tendrá mucho adelantado cuando enfrente este dilema.

4. El valor de los recuerdos: las personas estamos hechas de recuerdos. La mitad de lo que somos está determinado por nuestros recuerdos. Lo que sucede hoy es el recuerdo de mañana. La bondad, el aliento o la solidaridad que invirtamos en otra persona será una inversión para siempre. Unos recuerdos simplemente suceden , otros deben planificarse. A veces es bueno planificar cosas buenas en nuestra vida, porque la mitad de lo que somos está determinada por los recuerdos que llevamos dentro.


(Notas tomadas a partir de la lectura de John Powell)

No hay comentarios:

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.