Seguidores

viernes, 5 de junio de 2009

Unidad, estabilidad y sentido.



En 1957 fue publicado por Patmos un libro de Merton sobre la Eucaristía, que llevaba por título "El Pan vivo". De él he tomado el siguiente texto; pertenece a la época preferentemente más devocional y monástica de la obra escrita de Thomas Merton, pero tal y como suena puede aplicarse fácilmente a la situación actual del ser humano. Siempre andamos buscando, tropezando con los mismos obstáculos.



"Vivimos en el momento preciso en que el exhorbitante optimismo del mundo materialista se ha hundido en una ruina espiritual. Nos encontramos viviendo en una sociedad de hombres que han descubierto su propia nulidad donde menos podían imaginarlo: en medio del poder y de las conquistas de la técnica. El resultado es una ambivalencia antagónica en la que cada hombre se ve forzado a proyectar sobre su vecino una carga de odio a sí mismo demasiado grande para ser soportada por su propia alma.

Sometidos constantemente al inexorable proceso de erosión espiritual que destruye gradualmente el entendimiento y la voluntad, sabemos, en lo más profundo de nuestro ser, que nuestra vida debe recobrar alguna unidad, estabilidad y sentido. Instintivamente sentimos que esto sólo puede venir de la unión con Dios y de unos con otros. Pero bajo el contínuo bombardeo de propagandas insensatas, abdicamos nuestro privilegio de pensar, esperar y decidir por nosotros mismos. Pasivos y desesperados, nos dejamos caer en la inerte masa de objetos humanos que sólo existen para ser manipulados por los dictadores o por los grandes poderes anónimos que dirigen el mundo del negocio. Pero nunca encontraremos a Dios si no somos personas maduras. Para encontrar a Dios, hay que ser antes libre".

12 comentarios:

Anónimo dijo...

Alcanzar la unidad,la estabilidad y el sentido, utilizando nuestro pensar para la toma de decisiones, no aplicando el pensamiento de la sociedad a nuestra vida. Así solo logramos la nulidad como señala TM.
Alfonso

SAN dijo...

Me parece fundamental para una experiencia integral de la vida esto que dice Merton. Encontrar la madurez en la libertad, o la libertad de la madurez.
El sueño de la libertad es hacer lo que crea que debo hacer, no casarme con ninguna convención que me aprisione o esclavice. No ceder. No agachar la cabeza ante nada ni ante nadie, tal vez sólo Dios... Es sentir que tengo el control de mi vida. Es no tener que andar con componendas, es no callar por prudencia, es no percibir como losas a quien tiene autoridad sobre mí.
Es un sueño y una meta, un deseo y un privilegio, un anhelo y una conquista.

Anónimo dijo...

Hubo un siglo de las luces, este es el de la comodidad, a costa del crecimiento y la felicidad. Por comodidad, falsa tranquilidad, dejamos hasta que los demás piensen por nosotros. Nos hacemos esclavos.
Roberto

ines dijo...

Gracias p. Manuel, estoy leyendo este libro de Merton, me está ayudando bastante en este tiempo.
(En la edición que tengo a mano leo: ambivalencia agónica no antagónica¿?)

..."sabemos en lo profundo de nuestro ser que nuestra vida debe recobrar alguna unidad, estabilidad y sentido...esto solo puede venir de la unión con Dios y de unos con otros".

La viuda pobre del evangelio es el ejemplo que hoy sábado nos llega en la liturgia de la misa. Fue libre y se arriesgó a dar todo lo que tenía para vivir porque estaba unida a Dios y a los demás.

Carmen dijo...

La libertad se alcanza en la convivencia, ser libre significa poder habitar consigo mismo y con el otro (Dios y/o el hermano).De esta manera se alcanza la unidad, la estabilidad y el sentido.Es válido que para convivir existan un mínimo de "normas" que la faciliten (la convivencia). Lo contrario es aislarse.

Anónimo dijo...

Sin madurez no es posible tomar conciencia de la realidad humana y divina.

Anónimo dijo...

Al ver en la fotografía de la ermita donde Merton pasó sus últimos años, recuerdo un video en youtube en que despues de un encuentro interreligioso en el monasterio de Getsemaní, se desplazaron a la ermita, monjes budistas, trapenses y demás asistentes. Se respira el espíritu mertoniano, a la vez que se puede ver la ermita por dentro. Buscad en google hermitage Merton youtube. Hay otro en que se hace una declaración conjunta, bajo el arbol frente a la ermita ( en videos relacionados ). Merton fue un profeta cuyos frutos empiezan a ver la luz. Un saludo orante en la festividad de la Trinidad.

Adriana dijo...

Hola P.Manuel un gusto saludarlo.
Tengo n mis manos una fotocopia del libro pan de vida que nos presto nuestro padre espiritual y faltan las primeras 16 hojas del libro. Habria alguna posibilidad de recuperarlas. Tu me podrias facilitar esas hojas tal vez a mi correo electronico.
gracias

adri

Manuel. dijo...

Saludos a todos, estoy contento de vuestros comentarios. Adriana: no tengo ese libro de Merton (de hecho, casi ninguno) en formato digital. Lo que tengo es una copia que hice de una biblioteca.

Adriana dijo...

P.Manuel tal vez sea un exceso de mi parte, si tienes un scanner tal vez me las podrias enviar por mail.
Igualmente gracias POR TODO.
Conozco Cuba fui en 1989 y recuerdo que en la playa una noche oscura grite a Dios por favor no puede ser que pregunto a los hombres de aqui por Vos y nadie me dice que te conozca. GRITE DIOS QUE AQUI LOS HOMBRES TE CONOZCAN Y PUEDAN HABLAR DE TI LIBREMENTE.
Leerte Padre MANUEL da alas a mi espiritu
gracias

Adri

JOSE ANTONIO SHA dijo...

Estupendo el texto seleccionado.
Muchas gracias por compartirlo.
José Antonio Sha

Anónimo dijo...

manuel, soy antonio de granada, a ver si conectamos, te he agregado en mi nuevo correo, gracias.

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.