Seguidores

miércoles, 2 de septiembre de 2009

Un cuerpo sin hogar.


"Mi primera obligación es ser yo mismo y seguir la gracia de Dios y no permitirme convertirme en cautivo de alguna idea idiota sobre la vida eremítica o de cualquier otro tipo. Lo que importa no es la espiritualidad ni la religión ni la perfección ni el éxito o el fracaso en esto o en aquello, sino simplemente Dios y la libertad en Su Espíritu. Todo lo demás es pura estupidez. Qué a menudo veía esto el último año y anteriores simplemente con salir por la tarde, porque entonces estaba desligado, desidentificado, y la ermita era una especie de lugar de nadie. Ahora lo terrible es que se ha convertido en un hogar muy definido. Pero, dado que soy un cuerpo sin hogar, estar atado a un lugar me desasosiega. Pero estoy seguro de que, con la gracia de Dios, todo ello se asentará por sí mismo, y puedo tratar el lugar como cualquier otro hueco en el muro que "no es mío". Aunque debo admitir que está lleno de un montón de libros y tonterías. Aquí es donde pienso que el ayuno será importante. Simplificar las comidas que tomo aquí ya ha ayudado bastante.
 No tengo paciencia con los deseos. ¡Ojalá el Espíritu Santo me dé verdadera libertad!
  Thomas Merton.
Diarios: 28 de agosto de 1965
En este texto podemos intuir el trabajo interior de  TM, para discernir lo verdadero de lo transitorio. Hay una intuición importante acerca de la superación de los conceptos, que son parte de una complejización racional de la realidad para alcanzar la simplicidad, que es el camino común de todos los maestros espirituales. También está lo refererido a la propia identidad, y la pertenencia a un lugar, a un "hogar". Estas no son recetas, que pueden asumirse de hoy para mañana, sino luces para acompañar el itinerario personal de cada uno.

3 comentarios:

ver con los ojos del corazon dijo...

MANUEL... qué tremendo de bueno es este texto -como casi todos por cierto- de TOMHAS MERTON...

Me encanta y aprecio esa búsqueda de LA AUTENTICIDAD DE DIOS en el interior, en EL ESPIRITU...mas allá de ideas, conceptos incluso religion. ES ESA ACTITUD...ESA POSTURA DE VERACIDAD HACIA ÉL....LA QUE A ÉL NOS LLEVA....DE SU GRACIA AYUDADOS.

También comentar ese DESAPEGO tan necesario hasta de las paredes en que vive... no se hace SUYO NADA... ese DESPRENDIMIENTO ESENCIAL INMERSO EN SU HUMANIDAD que es para mi EJEMPLO DE ALGUIEN DE NUESTRO TIEMPO A QUIEN LLEVO EN MI CORAZON...COMO TESTIMONIO DEL CAMINO DE JESUS...Y DEL REINO... ESE REINO QUE ESTA TAN CERCA DE NOSOTROS...EN NUESTRO INTERIOR, EN NUESTRO CORAZON....PERO LO HEMOS DE HALLAR, CONOCER,,,EXPERIMENTAR Y...REALIZAR.

SIEMPRE TE DEBERIA FELICITAR POR ESTE BLOG QUE ESTA ENTRE MIS FAVORITOS....

UN ABRAZO MANUEL
SIEMPRE CERCANA...DESDE ÉL.

Carmen
concienciaprimordial.blogspot.com

San dijo...

No sé de quién es la frase,pero me parece buena:"el gran sello de la verdad es la simplicidad".
Creo que llegar a lo simple, a lo verdadero, es un logro final, una recompensa. Pero no depende sólo de nosotros llegar a ella, es también parte de don, de regalo.

ines dijo...

Del evangelio de la Misa de hoy:"Cuando amaneció, salió Jesús y se fue a un lugar solitario".Lc 4,42

Según el evangelio Jesús oraba a la intemperie, en soledad, para encontrarse con el Padre, y ensanchar su corazón que es la casa donde todos entramos.

Dios quiera que TM con todos sus escritos de su etapa de ermitaño y monje trapense, que por vocación está llamado a vivir en comunidad, siga alentando a cada uno/a a desear y vivir la hospitalidad que Jesús enseña en el Evangelio.
Un abrazo fraterno en el Señor,
hermana inés

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.