Seguidores

jueves, 10 de septiembre de 2009

Una teología que acabe en desamor no puede ser cristiana.

"Lo que es nuevo en la teología moderna no es el mensaje esencial, sino nuestro modo de repensarlo, nuestro descubrimiento, en él, de perspectivas que habíamos perdido"


"Ha de haber teología, y la teología ha de ser abstracta, al menos hasta cierto punto. Lo que importa es que el propio teólogo no trate con una fría "desencarnación", un Cristo mental que ya no le sea visible cuando encuentra a su prójimo. El pecado de la mala teología ha sido ese precisamente: poner a Cristo contra el hombre, y considerar a todos los hombres de carne y hueso como "no-Cristo": dividir a los hombres arbitrariamente según su conformidad con nuestro propio Cristo limitado, mental y desencarnado, y decidir sobre esa base que la mayor parte de los hombres son "anti-Cristo". Eso deja al descubierto a nuestra teología. En tal momento, no tenemos que poner en discusión a la humanidad, sino a nuestra teología. Una teología que acaba en desamor no puede ser cristiana".


"Lo que necesitamos es una comprensión más profunda de Cristo y del misterio de su presencia en el mundo, en el hombre".


Thomas Merton
"Conjeturas de un espectador culpable", 298-300.

4 comentarios:

Hermana Inés dijo...

Como tantas otras veces Merton nos impulsa a la interioridad, a la teología que contempla el hoy.

"Una teología que acaba en desamor no puede ser cristiana".
"Lo que necesitamos es una comprensión más profunda de Cristo y del misterio de su presencia en el mundo, en el hombre".

Siguiendo la reflexión copio un pequeño fragmento de "La noche de los pobres está en vela:Casaldáliga y Vigil.(19.7.09)
"Nuestra «esperanza contra toda esperanza» es una esperanza contra toda apariencia, la fe contra toda evidencia, el amor contra toda imposibilidad. O sea: la opción por los pobres y la solidaridad con ellos ha de ser hoy más teologal que nunca".

Que tengan buen día,
inés

San dijo...

Muy interesante la lectura que hace Merton sobre los “pecados” de la teología y los teólogos.
Es posible que, en determinados contextos y momentos, del seguimiento de Jesús hayamos hecho una maraña de fórmulas abstractas, elucubraciones ininteligibles, leyes amenazantes, ritos vacíos o suntuosos, guiños al poder y al dinero, complejas estructuras jurídicas y organizativas… En tales casos, mereceríamos aquel aviso contra la levadura desvirtuada o la sal que no sala…
Dios se entregó por amor todo entero en el Don de la creación. La teología debe ser expresión de la fe en ese Amor, de ese Cristo vivo en cada persona. Debe posibilitar su descubrimiento y ser un cauce de navegación para ese Amor.
Creo que, no sólo la teología, nada que acabe en desamor puede ser cristiano.

Anónimo dijo...

Se necesita una teología que no viva sólo en los despachos. Que no se ponga de rodillas con la autoridad y la jerarquía.

Anónimo dijo...

Toda la teologia y lo que vive a su alrededor está montado para que unos cuantos dominen al resto. Y otros cuantos, pusilánimes y con problemáticas psicológicas y baja autoestima encuentren donde esconder sus fantasmas interiores. Huir de la vida, escapar de lo real.Montarse sus cuentos chinos. Y lo peor:creerselos.
Mateo

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.