Seguidores

martes, 22 de junio de 2010

VERDADERAMENTE HUMANOS.

"Ser santo no significa ser perfecto sino ser entero.
No significa ser excepcionalmente religioso o ser religioso tan siquiera;
significa estar liberado de la religiosidad exagerada y el pietismo religioso de todo tipo.
No equivale a ser moralmente mejor, significa ser ejemplar.
No significa ser devoto, sino más bien ser verdaderamente humano".

William Stringfellow
(1928-1985)
Teólogo y crítico social.

1 comentario:

San dijo...

A veces se nos hace difícil comprender y experimentar que Dios habita en nuestra verdadera y auténtica humanidad, lo mismo que es en la humanidad total y completa de Jesús en donde encontramos a Dios. Por un acto de amor incondicional, Dios se ha unido a nuestra humanidad creada y a nuestra historia. Por eso creo que verdaderamente somos humanos cuando, libre y gratuitamente, correspondemos a ese Amor a través de nuestra relación con toda la realidad creada. No hay mayor prueba de humanidad que “ser” para los otros. Aunque parece fácil, en el viaje de la vida todos atravesamos parajes y situaciones que ponen a prueba nuestra verdadera humanidad, y a veces fracasamos. Lo que nos da oportunidad, desde la humildad, de reconocer y asumir sin dramatismos nuestros límites, errores y debilidades. Y sentirnos también amados en ellos.

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.