Seguidores

domingo, 22 de agosto de 2010

MEDITAR ES TRANSFORMARSE

“La meditación y la vía meditativa son la respuesta obediente a la gran metanoia. Porque “metanoia” significa más que el paso de una existencia egocéntrica a una vida altruista, generadora de amor. Implica desprenderse de una existencia cuyo único fin son las necesidades, exigencias y belleza del mundo profano, para llegar a la libertad de una vida orientada exclusivamente hacia la manifestación del Ser divino.

Ese es el momento en que el hombre no siente ya la llamada a una vida conforme a la exigencia divina como un deber impuesto desde fuera, sino como la realización de una promesa que ha despertado en él. Una vida de acuerdo con lo divino no es una ideología que deja posibilidad a una alternativa. Es, para el hombre, la realización del verdadero Sí.

Meditar quiere decir transformarse. Y aquel hombre que vivía sólo según su naturaleza, mirando, sobre todo, hacia un mundo contingente, se transforma en un hombre nuevo, conscientemente anclado en su Ser esencial. Es libremente llamado a dar su testimonio en el mundo por medio del conocimiento, la creación y el amor.

MEDITACIÓN: APERTURA AL SER ESENCIAL”.

K.G. DÜRCKHEIM

3 comentarios:

San dijo...

“Una vida de acuerdo con lo divino no es una ideología que deja posibilidad a una alternativa. Es, para el hombre, la realización del verdadero Sí”. Creo que es así, no hay alternativa, dualismo, contradicción entre vida, mundo, humanidad y Dios. No hay posibilidad de humanidad, de vida, fuera del Misterio. Y quizá lo que más nos impide abrirnos al Misterio, a la Vida en la vida, es el vértigo, que no es otra cosa que miedo. Y ante este vértigo, la meditación, puede ser para algunos, una buena herramienta para transformarlo, para transformarse.

Inés dijo...

"Mi alimento es hacer la Voluntad del Padre", dice Jesús en el Evangelio, y nos invita a que sea también nuestro alimento, meditar es buscar y hallar la voluntad de Dios en nuestras vidas y es más, es vivir en la Voluntad de Dios, es amar todo lo que podamos a Dios y al prójimo.

Anónimo dijo...

...la realización de una promesa que ha despertado en élla...
Solamente se necesita estar tranquila.
Será...

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.