Seguidores

viernes, 13 de enero de 2012

PERSONAS Vs ESTRUCTURAS

PERSONAS VS ESTRUCTURAS: “En nuestra vida religiosa oficial hay estructuras que bloquean la conciencia y que sustituyen gestos como una especie de fachada o imagen simbólica. Son como una prescripción o una receta: levántate a las dos de la mañana, nunca escribas a casa, nunca comas carne, nunca faltes al coro. Uno hace la lista y la pone en práctica. Puede estar durmiendo de pie en el coro, pero está bien. ¡Dijimos que lo haríamos y lo hemos hecho! Es contra eso con lo que tenemos que luchar. Hacer esas cosas nos da una sensación de seguridad, de algo que podemos ver, palpar y tocar, un nuevo materialismo. Es tranquilizador. Quitemos la estructura y habrá algunas personas que no podrán reconocerse. ¿Qué quiere decir esto? Quiere decir que podemos estar completamente alienados, que nuestra identidad está inmersa en una estructura que ha sido ideada por y para beneficio de otros. Cuando estamos dentro de esa estructura nos sentimos en paz; cuando estamos fuera de ella, no existimos.
Por lo tanto, antes que podamos convertirnos en personas proféticas, tenemos que ser auténticos seres humanos, personas capaces de existir fuera de la estructura, capaces de crear nuestra propia existencia, personas que posean en su interior los recursos para poder afirmar si identidad y su libertad en cualquier situación en que se encuentren. O sea personas capaces de crear para ellas mismas una vida que no esté identificada con una estructura”.
(TM, Los manantiales de la contemplación, 132)

1 comentario:

San dijo...

Ante estas palabras, sólo cabe decir que no se puede escribir una verdad de un modo más inteligible e inteligente.

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.