Seguidores

martes, 12 de febrero de 2013

ABRE LA PUERTA 2



LAS LLAVES DE LA PUERTA. “Hacer la pregunta apropiada es el acto de transformación central. Las preguntas son las llaves que abren la puerta de la psique”. Las puertas suelen necesitar una llave para poder abrirse. Esas llaves son: la confianza, las dudas, las preguntas, los amigos, los maestros…  Piensa cuál es la pregunta central de tu vida en este momento.


EL JARDÍN SECRETO. “Hay personas cuya presencia es alentadora…”.  Tras esa puerta que abrimos hay un hermoso jardín, escondido y secreto. Para encontrarlo necesito de otras personas. Todos nos beneficiamos de tener alguien que confíe en nosotros y crea en ese jardín interior, aun cuando uno mismo no esté tan seguro de su existencia. Nos beneficia que esos maestros y amigos nos empujen a explorar las regiones secretas de nuestro ser. También cuentan aquí las personas que entran a la vida por breve tiempo. Piensa en algunas de esas personas, enciende una vela, y da gracias. Proponte ser tú también una persona que apoya a otras a encontrar su jardín interior.
  
PUERTAS VERDADERAS Y PUERTAS FALSAS. “Habían puertas que no eran tales sino sólidos muros que aparentaban ser puertas”. Hay ocasiones en que lo que creemos ser la puerta que conduce a nuestro auténtico yo resulta ser un muro que bloquea nuestro camino de transformación espiritual. Los muros sólidos no son puertas. Los espejismos no son la realidad auténtica, sino puertas aparentes. El yo falso está lleno de ficciones. Es importante escuchar con atención las respuestas internas, los gritos, los susurros, las resistencias, la irritabilidad. El Amor nos ayuda en esta tarea.

 (Notas a partir de la lectura de "ABRE LA PUERTA. Introspección al verdadero yo". de Joyce Rupp, Sal Terrae, 2009)

1 comentario:

Sol dijo...


Puertas y llave van a acompañarme en esta cuaresma. Una nueva manera de plantearse la conversión y la fe en el evangelio, la resurrección y en general, la vida.
Gracias Manuel

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.