Seguidores

martes, 5 de febrero de 2013

CASTILLO INTERIOR



BIENVENIDO A TU CASTILLO…
Hace mucho años, en 1577, santa Teresa escribió un libro que sigue siendo válido para nosotros. Se llama el CASTILLO INTERIOR, también conocido como el libro de Las Moradas. El mensaje de este libro está extraído de los evangelios; a partir de la vida de Jesús, Teresa fue sacando su propio itinerario espiritual, y descubrió que había siete momentos, siete etapas en el camino hacia Dios; es decir, siete actitudes muy importantes para vivir Así nació este libro que puede servirnos como guía para la vida. No es necesario tener cualidades especiales para vivir esas etapas o moradas, sino simplemente ser un buscador, un peregrino, un caminante de la senda de Cristo. En ese Castillo Interior del que nos habla Teresa hay muchos lugares especiales donde podemos encontrar luz, confianza, fortaleza, virtudes y alcanzar esa plenitud para la que fuimos creados.

PRIMERA MORADA: Tú eres el castillo. Dentro de ti pasan muchas cosas. Si te decides a seguir esta forma de vivir, pon los ojos en Cristo, los ojos en el Reino de Dios y los ojos dentro de ti. Vivirás el itinerario desde dentro, desde el corazón, desde “el centro” diría Teresa. Eres un castillo habitado por el mismo Dios. En lo más profundo de cada uno de nosotros vive Dios. Iremos en su busca. Estamos llenos de maravillas y las desconocemos porque no entramos dentro de nosotros mismos. Vivimos en la periferia. El Señor quiere comunicarse contigo, vivir una historia de amistad. Somos capaces de conseguirlo porque hemos sido creados a imagen de Dios. Mejor dicho, en cada instante Dios te crea y te cría como una buena madre. Decídete a entrar. Basta con desearlo. Dios no pone condiciones. Sea cual sea tu vida. Él quiere ser tu amigo. Si te decides, en muy poco tiempo Dios cambiará tu vida. Serás mejor persona, más feliz y más capaz de amar a Dios y a los demás.


CONSEJOS PARA ESTA PRIMERA MORADA:

     . Entra en el castillo, es decir, dentro de ti; recógete, escucha, admira, abraza.
      . Pon tus ojos en Cristo, y mira el Reino que Dios te ha preparado para siempre, y mira dentro de ti.
      . Lleva una vida normal, la de siempre, y cuando puedas, a lo largo del día, piensa en Dios.
       . Dios es amor. Si tienes otra imagen de él, debes cambiarla.
      . Haz una oración al comienzo y al final de cada día: sencilla, de pocas palabras, las que quieras.

       . Reza con frecuencia el Padrenuestro. Dilo despacio, con los labios y el corazón, e invita si puedes a personas cercanas a rezarlo contigo.

     . Procura siempre hacer el bien.

(Estas notas están tomadas, no literalmente, de lo publicado por Antonio Más Arrondo en la revista ORAR, de la Editorial Monte Carmelo. El 2013 está dedicado a la lectura y reflexión de esta obra cumbre de santa Teresa de Jesús, como preparación a las celebraciones por el V centenario de su nacimiento).

No hay comentarios:

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.