Seguidores

jueves, 28 de febrero de 2013

SANTIDAD ES AMOR

"Decir, que estoy hecho a imagen de Dios es decir que el amor es la razón de mi existencia; pues Dios es amor El amor es mi verdadera identidad. La abnegación es mi verdadero yo. El amor es mi verdadero carácter. Amor es mi nombre.
Si, pues, hago, pienso o digo algo, conozco o deseo algo que no sea puramente por el amor de Dios, no puede darme sosiego ni descanso, satisfacción ni gozo. Para hallar el amor debo entrar en el santuario donde está escondido: que es la
esencia de Dios. Y para entrar en Su santidad debo volverme santo como Él es santo, perfecto como Él es perfecto. Nada de esto puede conseguirse por ningún esfuerzo mío, por ninguna labor mía, por ningún competir con otros hombres.. Significa abandonar todo camino que un ser humano pueda seguir o comprender. Yo, que estoy sin amor, no puedo llegar a ser amor, a no ser que el Amor me identifique consigo. Pero si Él envía Su propio Amor, a Sí mismo, para que obre y ame
en mí y en todo lo que yo haga, entonces seré transformado, descubriré quién soy y poseeré mi verdadera identidad perdiéndome en Él. Y esto es lo que se llama santidad".

Thomas MERTON
'Semillas de contemplación".

3 comentarios:

Sol dijo...


Según Krishnamurti
"Cuando hay amor,
no hay bien ni mal,
sólo hay amor" .
Tomado del Blog La Puerta de la Confianza

pensamiento dijo...

Gracias, soy reflejo de ese amor, gracias.

Inés García, aci dijo...

"El amor es mi verdadero carácter". TM

Claro, la esencia de las cosas es captada, reconocida, descifrada... por la gente que de veras se encuentra en el silencio de su corazón con el Señor. Contemplar a Dios en todas las cosas, o hallarlo en todas las cosas hasta en el carácter personal es para las personas humildes y pobres de espíritu. Es una meta a alcanzar, es el Dios siempre mayor que se revela a los pequeños. TM nos anima a buscar y hallar a Dios así.
Gracias.

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.