Seguidores

viernes, 1 de febrero de 2013

LIBRO NUEVO DE THOMAS MERTON

 Colección: Pozo de Siquem (Sal Terrae). 
 Tiempos de celebración.
THOMAS MERTON

La liturgia, subraya Merton, no es una representación que realiza un grupo de especialistas en presencia de unos espectadores pasivos. Dicho de otro modo: la liturgia no es algo que hace el sacerdote y que contemplan los demás. Es más bien la celebración de todo el Cuerpo de Cristo, sacerdote y fieles.

Sería exagerado decir que el Vaticano II arrebató la Misa al sacerdote y se la entregó a los laicos. Pero no sería inexacto afirmar que el Concilio puso fin a lo que podría llamarse el “monopolio” litúrgico del sacerdote. En la liturgia, todos cuantos hemos sido bautizados en Cristo celebramos nuestra participación en el misterio de la presencia redentora de Cristo. No celebramos simplemente el hecho de haber sido salvados, sino el amor que nos salva. La liturgia es la experiencia de la iluminación con respecto al misterio de Cristo y la unión, con él y en él, de unos con otros. Al mismo tiempo, la liturgia nos ayuda en el proceso de transformarnos en imagen de Cristo.
Este libro no es sino un ejemplo del carácter sorprendentemente contemporáneo de los escritos de Thomas Merton cincuenta años después de la inauguración del Concilio Vaticano II.

THOMAS MERTON (1915-1968) es universalmente reconocido como uno de los más influyentes autores espirituales de nuestro tiempo. Monje trapense, poeta y activista por la paz y los derechos civiles, entre sus principales obras se cuentan La montaña de los siete círculos y Nuevas semillas de contemplación, esta última publicada por la Editorial Sal Terrae, donde también han visto la luz otras siete obras suyas.

1 comentario:

Sol dijo...

La lectura de estas notas propicia que cada puerta que me encuentre en la vida cotidiana, sea una invitación a la imaginación, al descubrimiento de mis propias puertas, los otros-puertas, el Jesús puerta "para entrar y salir".

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.