Seguidores

sábado, 24 de febrero de 2007

Pensamientos para alegrar el corazón.



“La divisoria de tu vida se produce no cuando comprendes que amas a Dios, sino cuando entiendes que Dios tea ama a ti, incondicionalmente” (Tony de Mello)

“”El es inmutable. Él nunca se muda. Él te ama hoy con el mismo amor con que te amó ayer y te amará mañana, aun cuando en algo le disgustes”. (Isabel de la Trinidad).

“Este amor es gratuito: me ama sin por qué y sin para qué; ni porque yo sea bueno ni para que sea bueno: como la rosa, que por ser rosa, perfuma; como la luz, que por ser luz, ilumina. Así, el AMOR, por ser amor, simplemente y sin motivos, ama”. (Ignacio Larrañaga).

“Dios es un todo que nadie puede quitarnos y que será siempre nuestro”. (Carlos de Foucauld).

“Mi casa está en ruinas, pero Dios vive en ella” (Thomas Merton).

“El alma solo se une a Dios gozando” (San Juan de la Cruz).

“Dios es alegría infinita” (Teresa de los Andes).

2 comentarios:

Manu dijo...

Hoy sábado 24 evocamos a María con un título bien hermoso: Nuestra Señora de la Confianza. Nada mejor al comienzo de la Cuaresma y a luz de estos pensamientos que recordar que todo lo que recibimos de Dios es puro regalo, don, bendición de Padre, y que nuestra respuesta ha de ser siempre la confianza, la fe, la entrega. Ese abandono total, que no es pasividad ni conformismo, sino una certeza interior que fortalece y anima. Eso es la fe. Como diría Merton en una de sus oraciones a La Virgen: "Que tus manos sanadoras actúen siempre en mi vida", Señora de la Confianza.

Anónimo dijo...

Gracias por estos textos. Estaba necesitándolos ahora mismo. A veces anda uno buscando cómo animarse, y animar su fe. Gracias otra vez.

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.