Seguidores

jueves, 17 de abril de 2008

La resurrección de cada día.


Muchos cristianos han perdido hoy el sentimiento de misterio que encarna el tiempo pascual, pero para quienes lo vivimos como una verdadera primavera espiritual, es el descubrimiento de una nueva vida en nuestro cuerpo y en nuestra alma. Es un camino que nos lleva a una mayor vitalidad, libertad y alegría. Así comienza Anselm Grün su libro "La resurrección de cada día: 50 impulsos hacia la alegría pascual", que he comprado hace un par de días y que enseguida he comenzado a leer, para mejor sintonizar con el espíritu de esta fiesta cristiana. Tomando algunas ideas de lo leído, les doy algunas luces para la oración y meditación personal:


"Caminar el camino de la resurrección significa liberarnos de todo aquello que nos impide avanzar en la vida, seguir adelante para experimentar la amplitud y la libertad de la vida, despertar del sueño de nuestras ilusiones y abrirnos a la verdadera vida".


"El camino de la resurrección es un camino de sanación. Es una praxis de vida".


"No podemos hablar de resurrección sin referirnos al ángel del Señor; donde hay resurrección, también habrá un ángel. Un ángel puede ser una luz que experimentamos en medio de nuestra oscuridad".


"Siempre que vemos un brillo en los ojos de un semejante, acontece para nosotros la resurrección. Siempre que las palabras de un semejante realmente nos movilizan, sucede para nosotros la resurrección. Cuando la palabra de la Biblia entra en mi corazón de tal manera que me moviliza y me transforma, entonces me levanto de mi letargo y experimento en mí mismo la resurrección".


2 comentarios:

Anónimo dijo...

Válido siempre todo intento de hacer vida aquello que creemos. Resucitar ha de ser algo cotidiano para el cristiano, experimentar la vida nueva que brota de su encuentro con Jesús.
Saludos: Marcelo.

Analía dijo...

Este libro lo compre el año pasado, despues de la Pascua. Es muy bueno para ayudarnos a ahondar en la experiencia de la Pascua...La de aquellos primeros discípulos de Jesús, y la nuestra de cada día.
Por estos días es un libro que tengo bien al alcance de la mano. Que bueno encontrarlo por acá también!
Un abrazo.
Y lindos días por allá.

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.