Seguidores

martes, 8 de abril de 2008

Merton, el clima, el paisaje y yo.


Hemos tenido mucha lluvia esta mañana; en la madrugada me despertaron las gotas de agua que entraban por la ventana abierta y el fragor de los truenos. Pero ahora, casi mediodía, ha salido el sol y el día está claro y hermoso. Así es en el Caribe. Y yo leía esta mañana a Merton, que dice en uno de sus diarios: “Me parece que el paisaje es importante para la contemplación”, y en otra parte también incluye el clima como uno de los aspectos que repercute en la vida espiritual. Nada escapa al orante, y todo se convierte en posibilidad, en ventana o puerta abierta, para asomarnos al mundo increíble que está más allá de lo obvio, de lo supuestamente real. Mi paisaje es el de una ciudad que intenta reencontrarse, que sueña con cambios que le hagan recuperar su antiguo esplendor, y al mismo tiempo es una ciudad sucia y ruinosa, una ciudad marginalizada en demasía. Desde mi ventana en el convento contemplo los tejados y azoteas, veo también el mar a lo lejos, pero intento tener una mirada larga, que más allá de lo material, pueda contemplar también a la gente que habita la ciudad, que sueña, que trabaja, que lucha por vivir. Como Merton decía: para esa gente estoy aquí, sin ellos mi consagración no tendría sentido. Eso no supone que mi vida consista en un activismo desmedido para llegar a cada uno; mi elección es otra, pero a través de ella defiendo una verdad que nos pertenece, abro senderos, protejo una luz.
El próximo domingo, Dios mediante y acabo los trámites a tiempo, estaré viajando a República Dominicana para una reunión de la Orden; estaré unos 20 días más o menos, según mis planes. Ya no me siento cómodo lejos de casa. Les mantendré al tanto, les contaré del viaje, y trataré de mantener este espacio lo más actualizado posible. Espero encontrar algún buen libro, y reencontrar amigos. Y hablar de Merton.

“Dios nos da libertad para crear nuestra propia vida de acuerdo con su voluntad, lo que equivale a decir en las circunstancias en las que Él nos ha colocado”(TM).

2 comentarios:

nieves dijo...

interesante reflexión sobre el clima, el paisaje y la contemplación......bonita apreciación sobre los contrastes de la ciudad.....gracias por tu colaboración y tus palabras sobre Merton.
Un saludo. nieves

M. Jose dijo...

Aquí, hoy también parece que vamos a tener lluvia.
Y sí, como dice Merton Dios nos da la libertad. Es más yo creo que Él nos quiere a su lado libres. Somos nosotros que con nuestras limitaciones los que nos ponemos los grilletes...
Te deseo lo mejor en tu estancia en la República Dominicana...
Un abrazo

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.