Seguidores

lunes, 14 de abril de 2008

Seguir encontrado.


Mientras rezaba mis oraciones esta tarde, caminando por la terraza de nuestro convento, en la capital dominicana, me auxilié de un pasaje de los diarios de Thomas Merton; son citas del año 1948 las que les comparto en esta ocasión.



"Lo que más necesito es la gracia para aceptar verdaderamente a Dios como Él se me da en cada situación".



Me dejó pensando esta frase. Es una verdad que cuando se intuye y se siente bien adentro nos llena de una profunda e imperecedera paz. Aceptar a Dios y reconocerle en cada momento de la vida. Y aceptarle tal y como es Él. Como dijo alguien: "dejar a Dios ser Dios". No aferrarnos a una imagen concreta, sino estar abiertos para recibirle tal y como Él quiere darse a nosotros. Nunca nos falta. Siempre está. Pero suele pasar que le buscamos segun una idea preconcebida, y

Dios es siempre nuevo.


Al final de este pasaje, aparece una oración, que hago mía:


"Buen Pastor, tienes una oveja indómita y alocada cautiva de espinas y zarzas. Pero, por favor, no te canses de mirarme. Sé que no lo harás, porque Tú me has encontrado. Lo único que tengo que hacer es seguir encontrado".

2 comentarios:

Profeballa dijo...

disculpe quizàs no he leìdo todo su blog, no sabìa que era de la REpùblica dominicana y màs de un convento que imagino dominico... què interesante!!! sigo rezando por usted

saludos

Analía dijo...

MAnuel! habia salteado esta entrada...
Que bien me hizo leer esto, ya me lo imprimo porque siento que es lo que mi corazón trae dentro en estos días, y quizas me ayuden a serenar el cuore para rezar un poco.

"Pero, por favor, no te canses de mirarme. Sé que no lo harás, porque Tú me has encontrado. Lo único que tengo que hacer es seguir encontrado".
(Tan sencillo y tan difícil a la vez...al menos a mí me cuesta)

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.