Seguidores

sábado, 6 de febrero de 2010

ELEGIR EL AMOR (Henri NOUWEN)

“¿Cómo puede alguien jamás confiar en la existencia de un amor divino incondicional cuando casi todo, sino todo lo que hemos experimentado, es lo opuesto del amor: temor, odio, violencia y abuso?
¡No estamos condenados a ser victimas! Queda adentro nuestro, aunque parezca oculta, la posibilidad de elegir el amor. Muchas personas que han sufrido los más horrendos rechazos y han sido sujetos a las más crueles torturas han podido elegir el amor. Cuando eligieron el amor, no solamente se convirtieron en testigos de la capacidad humana de soportar pruebas, sino también del amor divino que trasciende todos los amores humanos. Quienes eligieron amar, aunque sea en escala reducida, en medio del odio y el temor, son las personas que ofrecen una verdadera esperanza a nuestro mundo”.

(Pan para el viaje, LUMEN)

5 comentarios:

San dijo...

Quienes eligen amar, eligen vivir a Cristo en todo lo creado.

maria ines dijo...

Estas palabras de Nowen tan bien dichas están llenas de consuelo:
"Quienes eligieron amar, aunque sea en escala reducida, en medio del odio y el temor, son las personas que ofrecen una verdadera esperanza a nuestro mundo”.

No hay nada más hermoso, ni más cierto que la vida, los que aman la vida viven en la certeza de la transformación, del cambio profundo de las cosas para bien.

la illoldi dijo...

El amor es una elección, al tiempo que derecho.

Zambullida dijo...

Yo, en medio del odio y del temor, he elegido amar. Hay días en los que me cuesta, pero en ello estoy y no pienso tirar la toalla. Voluntad no me falta y tengo, por añadidura, la gracia de Dios que es quien permite que pueda amar a los que un día fueron mis verdugos. Amar, amar, amar. Sólo así el alma alcanza el sosiego y la misión para la que fue creada.

Zambullida dijo...

Sólo el amor trasnforma el corazón de los hombres,

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.